2012/08/28

¿Agentes de la DEA? ¿Ex militares contratados ilegalmente? ¿Quiénes iban en el vehículo de la embajada?

Por: Redacción Sinembargo

La identidad de los dos estadounidenses que iban en la unidad de la Embajada de Estados Unidos atacada por policías federales, se mantiene en un misterio. Mientras, dos versiones circulan ya en la prensa mexicana. 

La primera sostiene que se trata de ex militares contratados para capacitar elementos de seguridad, y la segunda que se trata de agentes de la agencia antidrogas norteamericana, la DEA. “Los dos estadunidenses heridos el viernes en Tres Marías son militares retirados que pertenecen equipos de contratistas que ofrecen servicios para capacitar elementos de seguridad en países con altos niveles de violencia como Irak y Afganistán”, dice la corresponsal de Noticias MVS en Washington, Dolia Estévez. Estévez recordó que en Estados Unidos existe hermetismo sobre el tema, ya que las leyes mexicanas prohíben la presencia de agentes extranjeros en territorio nacional sin la aprobación del Congreso. 


“Extraoficialmente, los estadunidenses responden a los nombres de Jess Hoods Garner y Stan Dove Boss, mismos que no han sido todavía confirmados por el gobierno estadunidense, ante los cual la corresponsal señaló que ‘es importante seguir preguntando quiénes son, qué hacían, a dónde iban’”, dice el portal de MVS. “Recordó que el año pasado, L-3 Communications, de Nueva York, empresa de contratistas que opera en zonas como Afganistán, hizo circular una convocatoria para buscar personal para trabajar en centros de entrenamiento de México para la creación de una unidad de élite de baja intensidad urbana que se especializaría en tácticas de guerra básicas y avanzadas”. 

También recordó que en agosto de 2011, el diario The New York Times revelaba que Estados Unidos había ampliado su papel en la lucha contra los cárteles de la droga mexicanos y que, incluso, ambos países analizaban la posibilidad de que un grupo de contratistas privado operara incrustado en cuerpos de seguridad en México. El diario señalaba que este operativa tenía el nombre de Plan Espartaco y entre los requisitos, se pedía que los aspirantes fueran ex oficiales de combate armado con 5 años de servicio en Estados Unidos, experiencia mínima de 2 años en contrainsurgencia, defensa contra artefactos explosivos improvisados e inteligencia.

¿AGENTES DE LA DEA?


Por su parte, la revista Proceso señala que podría tratarse de agentes de la DEA. En la edición que circula esta semana, sostiene en la introducción a un reportaje firmado por Jorge Carrasco: “El ataque del viernes 24 contra dos supuestos empleados de la embajada estadunidense,  en la carretera federal México-Cuernavaca, sume en otro escándalo al gobierno calderonista, en especial a su secretario de Seguridad Pública. 

Según la información oficial, los extranjeros, que eran escoltados por un capitán de la Marina mexicana, fueron emboscados por elementos de la Policía Federal. Los comunicados emitidos tanto en México como en Estados Unidos, lejos de aclarar el ‘incidente’, sólo crearon confusión. Fuentes confiables de Proceso aseguran que los estadunidenses son en realidad agentes de la DEA que participaban en una misión para localizar al narcotraficante Héctor Beltrán Leyva, El H”. 

Agrega: “La Policía Federal, a cargo del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quedó de nuevo en entredicho la mañana del viernes 24 cuando efectivos de esa corporación participaron en una emboscada contra un vehículo de la embajada estadunidense en el que presuntamente viajaban dos agentes de la DEA que buscaban a Héctor Beltrán Leyva, El H, escoltados por un capitán de la Marina mexicana”. 

El gobierno de Felipe Calderón, dice, se enredó en un confuso comunicado conjunto de las secretarías de Seguridad Pública (SSP) y de Marina (Semar) para intentar explicar la participación de los efectivos de García Luna en el ataque, ocurrido a las 08:00 del viernes 24 en el tramo carretero Tres Marías-Huitzilac. “Revuelto, el boletín oficial señaló que a esa hora ‘un vehículo diplomático de la embajada de Estados Unidos de América recibió múltiples impactos de bala en el tramo carretero Tres Marías-Huitzilac de parte de la Policía Federal que se encontraba en la zona realizando labores de persecución del delito’”, señala Proceso.

ECHAN TIERRA


El periódico Reforma agrega a estas versiones: “Las autoridades parecen haber echado tierra sobre el ataque a una camioneta de la Embajada de Estados Unidos por parte de agentes federales. 

Y es que, a dos días de que se suscitara la agresión contra el vehículo diplomático, ninguna instancia oficial, ni nacional ni extranjera, había dado hasta ayer detalles sobre la agresión ni sobre la situación jurídica de los 12 agentes detenidos”. Ni la PGR ni la Policía Federal Ministerial ni la Secretaría de Seguridad Pública federal, mucho menos autoridad estadounidense alguna, se han pronunciado de nueva cuenta sobre el atentado, perpetrado el viernes pasado sobre la carretera libre México-Cuernavaca, dice Reforma. 

“En este tenor, incluso familiares de los oficiales retenidos, quienes se encuentran en las instalaciones de la delegación estatal de la PGR, desconocen si los uniformados serán trasladados a la SIEDO, en el DF, o si serán liberados y, de ser así, bajo qué condiciones. De hecho, hasta ayer, los 12 policías federales permanecían incomunicados, ante lo cual sus abogados interpusieron una solicitud de amparo. En ella, la defensa alega que los oficiales abrieron fuego contra la camioneta en respuesta a una agresión armada”.










3 comments:

  1. Fue un ataque de falsa bandera. Si de verdad le hubieran pegado sin querer a los gringos ya nos la estarían haciendo de pedo bien cabrón.

    ReplyDelete
  2. es el principio de los pretextos para estados unidos para meter su policia a nuestro pais

    ReplyDelete
  3. en los medios las opiniones seran en q nesesitamos ayuda ya veran empiezan a tejer sus pendejadas de siempre

    ReplyDelete