2012/08/23

AMLO hace un emplazamiento a Felipe Calderón. Discurso en el zócalo capitalino

Emplaza AMLO a Calderón a presentar pruebas contra Peña, "so pena de convertirse en un encubridor"

DISCURSO DE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA POR LA COALICIÓN MOVIMIENTO PROGRESISTA, EN EL “FESTIVAL POR LA DEMOCRACIA, DIGINIDAD, LIBERTAD DE MÉXICO”


Amigas y amigos:

Aún cuando el proceso electoral estuvo plagado de irregularidades, el distintivo de esta elección fue el uso de miles de millones de pesos de procedencia ilícita para la compra de votos.

Además de la entrega de despensas, materiales de construcción y otras dádivas, Enrique Peña Nieto y los dirigentes del PRI, utilizaron al sistema bancario para dispersar dinero a través de tarjetas o monederos electrónicos.

Por ejemplo, hemos presentado pruebas contundentes al IFE y al TRIFE sobre la utilización de 10 tipos distintos de tarjetas de la tienda Soriana: Soriana a Precio por Ti en todo el país; Soriana a Precio por Ti CTM, en todo el país; Soriana a Precio por Ti (diferente logotipo), en Nuevo León; Soriana a Precio por Ti (color gris), en el Estado de México; Buen Vecino Soriana, en Sinaloa; Buen Vecino Mercado Soriana, en Nuevo León; Soriana Obsequia a Precio, en Nuevo León; Tamaulipas Siempre Gana, en Tamaulipas; Mi Ahorro Soriana MasterCard Banamex, en Chihuahua; y, Soriana Mi Ahorro Banamex Internacional, en Guerrero y en el Estado de México.

De igual forma, se distribuyeron miles de monederos del Banco Monex como consta en facturas y en tarjetas de distintas denominaciones: Monex Lealtad, Monex Recompensa, Monex Broxel Lealtad, Monex Lealtad MasterCard $1000 y Monex Lealtad MasterCard $500, que también se han entregado al IFE y al TRIFE. 
Hemos demostrado que solo en Tabasco se entregaron 4 mil 891 tarjetas Monex Lealtad. Y mantenemos la hipótesis de que en todo el país, el PRI distribuyó alrededor de 260 mil tarjetas que contrató con Monex, a través de empresas fantasmas, por un monto de más de mil millones de pesos.

También presentamos a las autoridades electorales, tarjetas de otras instituciones bancarias como Santander y Bancomer que fueron utilizadas en beneficio del candidato del PRI. Lo mismo puede decirse de la contratación de alrededor de 5 millones de tarjetas telefónicas con la imagen de Enrique Peña Nieto. 

En suma, solo con estos elementos puede demostrarse que Peña Nieto y el PRI utilizaron dinero a raudales de procedencia ilícita para comprar votos, rebasando por mucho el tope de gasto de campaña permitido por la ley y violando flagrantemente lo que establece la Constitución, acerca de que las elecciones deben de ser libres y auténticas.

Ahora bien, estamos en espera de que el Tribunal resuelva si declara válida o no la elección presidencial. Y está en juego el destino de México porque con ese fallo se decidirá si prevalece el régimen de corrupción o si se inaugura una etapa nueva en la vida pública del país, sustentada en el respeto a la Constitución, la honestidad y la justicia.

Quienes forman parte del régimen de complicidades y componendas, han estado opinando que no existen motivos ni fundamentos legales para invalidar la elección presidencial. Esto es absolutamente falso. Reitero que con la participación de los ciudadanos hemos acopiado y puesto a disposición de los Consejeros y Magistrados del IFE y del TRIFE, pruebas que en cualquier país democrático del mundo, serían más que suficientes para declarar que se violó la Constitución y aplicar el procedimiento previsto para este caso. Es decir, declarar inválida la elección y elegir en el Congreso a un Presidente Interino que convoque a nuevas elecciones.

Sin embargo, por tratarse, como ya hemos dicho, de un asunto de gran trascendencia para el país, mucho ayudaría que Felipe Calderón diera a conocer las pruebas que posee, en particular, sobre el manejo del dinero que utilizó el PRI, a través de las instituciones bancarias. 

Es un hecho que él tiene toda la información. De él depende la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. De modo que aprovecho mi presencia en este evento en el Zócalo de la Ciudad, corazón de la República, para emplazar a Felipe Calderón a que se defina, públicamente, sobre este importante asunto de cara al pueblo de México. 

Felipe Calderón sabe por su profesión de abogado, que cualquier persona enterada de la comisión de un delito, tiene la obligación de denunciarlo, so pena de convertirse en encubridor. Y, obviamente, cuando es una autoridad la que incurre y favorece actos de encubrimiento, contrarios al interés nacional y a la democracia, el delito es de la mayor gravedad, equiparable, en este caso, al de traición a la patria.

Vamos a esperar la respuesta de Felipe Calderón. No obstante, pase lo que pase, suceda lo que suceda, nosotros no dejaremos de insistir en hacer valer la Constitución y las Leyes. Un Estado que no procura la justicia y la democracia, no es más que un simple instrumento al servicio de grupos, facciones o malhechores.

México y su pueblo, merece un mejor destino.


Zócalo de la Ciudad de México, 22 de agosto de 2012

2 comments:

  1. ¡Presidente!, ¡Presidente!, ¡Presidente!, ¡Presidente!, ¡Esperanza!, ¡Esperanza!, ¡Esperanza!, ¡Esperanza!.

    México y su pueblo merecen un mejor destino.

    ReplyDelete
  2. Asies señores, ni un paso atras y chingue a su madre el que se raje

    ReplyDelete