2012/08/23

Banda 2.5 GHz: las opiniones


Tras la disputa de la banda de 2.5 GHz, entre el gobierno federal y MVS, columnistas analizan los movimientos y la estrategia de defensa que tomará la empresa que encabeza Joaquín Vargas.


Redacción Aristegui Noticias, Agosto 21, 2012 11:42 am

El conflicto por el ‘rescate’ la Banda de 2.5 GHz entre MVS Comunicaciones y el gobierno federal sigue siendo tema de columnistas, quienes debaten sobre las posibles estrategias que usará el presidente de la empresa, Joaquín Vargas, para defenderse y al mismo tiempo lo cuestionan sobre el por qué hasta ahora da a conocer las presiones que el gobierno comenzó hace 18 meses, así como su relación con el empresario Carlos Slim.

Estas son algunas de las opiniones en columnas publicadas en la prensa durante la última semana:

Carlos Loret de Mola, columna  Historias de un reportero, en El Universal (martes 21 agosto):

Sobre Joaquín Vargas: “No es un hombre que confronte y rete al poder. Basta recordar que una mañana Carmen Aristegui, la conductora estelar de MVS, pregunto al aire si el presidente Calderón era alcohólico; Joaquín Vargas la despidió de inmediato.

“El dueño de MVS no es, pues, de los que salen a dar pelea. ¿Por qué entonces está plantándose tan fiero frente al gobierno de Calderón para que no le quiten la concesión de la banda 2.5? Porque detrás de él hay intereses mucho más poderosos que sí se atreven a desafiar al Estado: los del ingeniero Carlos Slim, propietario de Telmex-Telcel.

“El principal beneficiario de que Joaquín Vargas se quede con esa banda es Carlos Slim. ¿Por qué? Porque MVS no usa esa banda, y ese parece ser un cuerdo entre ambos. Si MVS la usará (no lo hace porque no tiene tanto dinero como el que se necesita para echar a andar una telefónica) podría ser un serio competidor de Telmex-Telcel. Si la rescata el gobierno federal, la licita y otras empresas la ganan y usan, esas empresas serían verdaderas competidoras contra el monopolio del ingeniero Slim. Por eso, para el hombre más rico del mundo, el mejor arreglo es que MVS se la quede, porque “ni picha, ni cacha, ni deja batear”… y él sigue siendo el dueño del estadio. El anuncio de Joaquín Vargas de que litigará la band 2.5 (está en todo su derecho) y su previsión de que el pleito durará cinco años tiene como gran beneficiario a Carlos Slim”.

Denise Dresser, escribe “El rescate”, en su columna Código Dresser, de Reforma (lunes 20 de agosto):

Señala que esta es una historia de “chantajes inaceptables y presiones criticables” por parte de un gobierno que, a su juicio, mezcla las pasiones viscerales con las políticas públicas. De la forma en la cual funcionarios públicos llamaron al presidente de MVS Comunicaciones,  Joaquín Vargas para exigirle que Carmen Aristegui se disculpara por hacer preguntas al aire sobre el supuesto alcoholismo del presidente Felipe Calderón.

“De la manera en que Dionisio Pérez Jácome, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, canceló la negociación con la empresa hasta que la disculpa se diera. De cómo el entonces Secretario del Trabajo, Javier Lozano, amenazó con que si Vargas recontrataba a Aristegui, su proyecto de explotar la frecuencia radioeléctrica se iría “a la chingada”. Muestras de un gobierno irascible, de un gobierno subyugado, de un gobierno que prefiere quedar bien con la televisión antes que con los consumidores.

“Dice Carmen Aristegui que el rescate de la banda 2.5 GHz va con dedicatoria. Y así es. La controvertida medida decretada el 8 de agosto no busca fomentar la competencia o promover nuevos jugadores o salvar al espectro en nombre del interés público. No busca reducir la concentración o mermar a los monopolios o favorecer a los consumidores. El objetivo es distinto y mucho menos loable, tiene que ver con los poderes fácticos y cómo subyugan. Tiene que ver con los intereses atrincherados y cómo controlan. Tiene que ver con Televisa y cómo ha logrado, en las postrimerías del sexenio, poner de nuevo al gobierno a su servicio”.

Javier Tejado Dondé, abogado de Televisa, escribe “¿Qué sigue para MVS y la 2.5 GHz?” en su columna Espectro de Reforma:

“Hay que decir que MVS no enfrenta un panorama jurídico sencillo, dado que la Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene jurisprudencia emitida, desde 2007, en la que avaló los criterios vigentes de la ley para ‘rescatar bandas de frecuencias para la aplicación de nuevas tecnologías’.

“Además, varios criterios de la Corte -curiosamente que MVS celebraba en 2007 en torno a las leyes de radiodifusión y telecomunicaciones- les complican aún más su litigio. Esto en lo referente a tener que realizarse licitaciones para ofrecer nuevos servicios y desde luego el no refrendo automático de las 20 concesiones que les vencieron desde el 2008.

“Quizá por ello MVS está centrando más su defensa en la parte mediática que en la parte jurídica. Pero aún siguen sin explicar por qué tardaron 18 meses en decir que el Gobierno los estaba presionando respecto a su línea editorial.

“Y hablando de MVS y su parte mediática, sorprende el sesgo informativo que tienen, incluyendo en el noticiario de Carmen Aristegui. Los comunicados de la empresa se leen con bastante énfasis por sus comunicadores, pero los boletines del Gobierno -explicando el mismo tema- son leídos por otras personas con lenguaje de discurso setentero. Quizá para que nadie los escuche.

“Se saltan la lectura de los titulares de periódicos cuando éstos no les favorecen. Como aconteció con El Economista, el jueves de la semana pasada, que publicó informes de Cofetel sobre el abandono en que tenían desde 2006 la banda. Llegando al extremo de decir que tenía tan sólo un puñado -seis usuarios- y que estos a lo largo de los años no se incrementaban o disminuían. A lo que la Cofetel llamó elegantemente sus “supuestos” suscriptores.

“Además, envían twitts -que distribuye la cuenta oficial de Carmen Aristegui- pero en los cuales también sólo dan cuenta de la información que les conviene. Por ejemplo, para hacer creer que la mayoría de los columnistas los apoyan- hacen una selección de tan sólo cinco artículos a su favor, incluido el de su abogado pagado. Pero ocultan todos los demás.

“Lo que nos lleva al tipo de contratos que se da a los comunicadores y debe ser parte de una reflexión profunda en cada medio. Carmen Aristegui en W Radio tenía un contrato como asalariada, pero al ingresar a MVS comentó a varios de sus colegas periodistas que les recomendaba su nuevo esquema: pasar de empleada a accionista. Si esto es lo que tiene con MVS, y por su defensa de los intereses corporativos eso parece, se pone en riesgo la credibilidad al defender intereses comerciales”.

Jorge Zepeda Patterson, escribió “Aristegui, MVS y Calderón” en su columna  Rehilete’ de El Universal (domingo 19 de agosto):

El periodista repasó los “desencuentros” entre Los Pinos y la periodista Carmen Aristegui, mismos que, dice, no se remiten al incidente de enero de 2011.

“Como se recordará, en febrero del año pasado Aristegui fue despedida de MVS luego de hacer alusión a diversos señalamientos que hablaban de la inclinación presidencial por los brindis y las noches de música y bohemia. Ella no afirmaba nada, simplemente destacaba la importancia de que Los Pinos hiciera una aclaración al respecto, toda vez que se trataba de un rumor insistente entre clase política y empresarios. Carmen fue reinstalada algunos días más tarde, luego de que la presión de la opinión pública hizo demasiada cara la factura política de su despido tanto para la propia empresa (que vivió manifestaciones de protesta en sus instalaciones) como para la propia presidencia que fue acusada de intolerancia y censura.

“Las declaraciones recientes de Joaquín Vargas, presidente de MVS que transmite el noticiero de la periodista, no hace sino confirmar el hecho de que detrás del intento de quitarle la concesión de la banda 2.5 HGz subyacen razones políticas además de económicas.

“En parte tendría que ver con la animadversión que genera el noticiero de Carmen Aristegui, pero aún más importante es la estrategia de Calderón para ganar favores frente al gobierno de Peña Nieto y comprar protección personal para el próximo sexenio”.

Enrique Quintana, escribió en su columna Coordenadas de la sección Negocios de  Reforma (viernes 17 de agosto):

“Que  el ´rescate’ se anuncie a unos cuantos meses de terminar el gobierno de Felipe Calderón, pues a todas luces es un asunto que heredará a la siguiente gestión.

“Pero también podría generarse un problema mayor, ya que la Constitución sólo prevé responsabilidades entre las administraciones saliente y entrante en materia presupuestal, más no en litigios heredados, como puede ser este caso.

“Tan delicado es el asunto que cuando no hubo una adecuada colaboración, en los últimos meses de 1994, nos estalló la crisis.

“Sin embargo, en otros ámbitos, la Administración saliente tiene la potestad de emprender las acciones que considere pertinentes, aunque comprometa o ate de manos a quien le tocará disfrutar o padecer las consecuencias de las decisiones que tomó.

“Recuerde simplemente hechos como la devaluación del peso en 1976 o la nacionalización de la banca en 1982, por citar sólo los casos más notorios”.

Maricarmen Cortés en su columna Desde el piso de remates, de El Universal (lunes 20 de agosto):

Asegura que además de MVS, existen otros 10 concesionarios afectados por el ‘rescate’ de la banda 2.5 GHz por parte del gobierno federal.

Cortés cuestiona lo dicho la semana pasada por Joaquín Vargas, quien dijo que el gobierno federal lo había ?chantajeado’ con renovar las concesiones de la banda 2.5 y apoyar su proyecto para explotarla a cambio del despido de la periodista.

“Sin embargo, las negociaciones entre MVS y SCT sobre la banda 2.5 GHz comenzaron desde 2007, es decir, 4 años antes del despido temporal de Carmen Aristegui. La prueba de que el problema de fondo es la diferencia en el pago de la contraprestación es una carta firmada por Federico Jorge Vargas, representante legal de MVS, en el que la empresa acepta la metodología utilizada por la SCT y la SHCP para valuar la banda 2.5 GHz, y en la que solicita que en lugar de los 10.5 centavos de dólares por MHz/Pob que fijó la SHCP, se tome en cuenta el PIB de México. La propuesta de MVS en el escrito es de 0.04 centavos de dólar que representa menos de 0.38% de lo que pretendía la SHCP y resultó inaceptable para el gobierno”.

Enumera que el resto de los afectados por el ‘rescate’ son Ultravisión, el segundo concesionario más grande de la 2.5, que tiene 11 concesiones que representan 24.25% de espectro total con 49 mil 188 suscriptores en televisión/audio restringido en Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Morelos, Guerrero, Aguascalientes.

Otros:  Megacable con 1 concesión que representa 7.40% del espectro.  Aire Cable con dos concesiones, 5.82% del espectro. En quinto lugar, TV Zac que con 1 concesión, tiene 5.33% del espectro total.

En sexto lugar está Raúl Xavier González, con tres concesiones con servicios en diversas ciudad de Nuevo León y Tamaulipas con sólo 4 mil 282 usuarios y 2.11% del espectro; en séptimo, Telefutura que tiene una concesión en Tampico, Tamaulipas.

“Los otros 4 concesionarios son en verdad muy pequeños porque tienen menos de 1% de la banda 2.5 GHz. Alfonso Esper tiene dos concesiones en Tamaulipas y Nuevo León con sólo mil 818 usuarios, y Telecomarca, con dos concesiones en Coahuila y Durango, tiene 218 usuarios, mientras que David Arvizu Rashid tiene dos concesiones en Sonora y Baja California y TDS Comunicaciones tiene una concesión en Baja California Sur, pero ninguno de los dos tiene usuarios”.

2 comments:

  1. Mi crítica es para el 5antuario por publicar esta pendejada, es sólo la opinión de un tipo que pretende demeritar las acciones que se han llevado a cabo, que no lee y que no ha hecho nada digno, si quiere hacer algo bueno pues simplemente guarde su opinión, es sólo eso y no vale nada!!

    ReplyDelete
  2. No pretendo molestarte Cesar pero creo que el que no lee eres tu. Lee bien toda la nota y después criticas todo lo que quieras a el 5antuario.

    ReplyDelete