2012/08/28

Cada vez más turbio y sospechoso ataque mortífero de la PFP a diplomáticos de EU. ¿Dónde está Genaro?


Un vehículo de la Embajada de Estados Unidos fue atacado el viernes pasado por agentes federales en la carretera libre México-Cuernavaca. 
A dos días de la agresión contra un vehículo diplomático de EU, ninguna instancia oficial ha dado detalles del ataque (Reforma). Ackerman comenta: "Very strange that no US government agency has yet to claim Friday´s shooting victims as their own". La Procuradora Morales sólo dijo que continúan las indagatorias ya que no se descarta ningún delito ni ninguna línea de investigación. 

Por un lado, ahora a las bestias de los policías federales se les está dando un trato de que “cumpli'an con su deber” y “abusaron de su autoridad”. Serán entonces arraigados por 40 días. Ackerman dice: "Aún si haya sido un "accidente" el ataque a agentes EU, ninguna ley autoriza al PF acribillar a un vehículo amenazante". Por otro lado, una vez más su jefe, Genaro García Luna (narco-titular de la SSP), queda irremediablemente mal parado con el ataque a una camioneta de la Embajada de EU. ¿Por qué los policías querían asesinar a los ocupantes del vehículo con placas diplomáticas? (ver texto y video de Reporte Índigo) Por otro lado, sabemos, mucho gracias a Reporte Índigo, de cada uno de los excesos de García Luna a lo largo del sexenio calderonista. “Nada pasa, nadie lo cuestiona, está blindado, es intocable” (Reporte Índigo). Por lo pronto, familiares de los 12 policías federales detenidos, exigen la presencia de Genaro García Luna para que intercedan por los uniformados"...



'Echan tierra' a ataque a agentes de EU 



Por Héctor Raúl González/ Corresponsal de Reforma



Familiares de los policías federales permanecieron afuera de la delegación de la PGR en Morelos en espera de información.

Cuernavaca (27 agosto 2012).- Las autoridades parecen haber echado tierra sobre el ataque a una camioneta de la Embajada de Estados Unidos por parte de agentes federales.



Y es que, a dos días de que se suscitara la agresión contra el vehículo diplomático, ninguna instancia oficial, ni nacional ni extranjera, había dado hasta ayer detalles sobre la agresión ni sobre la situación jurídica de los 12 agentes detenidos.



Ni la PGR ni la Policía Federal Ministerial ni la Secretaría de Seguridad Pública federal, mucho menos autoridad estadounidense alguna, se han pronunciado de nueva cuenta sobre el atentado, perpetrado el viernes pasado sobre la carretera libre México-Cuernavaca.


En este tenor, incluso familiares de los oficiales retenidos, quienes se encuentran en las instalaciones de la delegación estatal de la PGR, desconocen si los uniformados serán trasladados a la SIEDO, en el DF, o si serán liberados y, de ser así, bajo qué condiciones.

De hecho, hasta ayer, los 12 policías federales permanecían incomunicados, ante lo cual sus abogados interpusieron una solicitud de amparo. En ella, la defensa alega que los oficiales abrieron fuego contra la camioneta en respuesta a una agresión armada.

"Dos vehículos sospechosos desobedecieron al mando por instrucción que detuvieran su marcha (...) y hubo de los agresores detonaciones de arma de fuego", se lee en el texto.

En tanto, familiares de los inculpados pidieron la intervención del Presidente Felipe Calderón.

"Por ir en cumplimiento de tu deber, ahora te llaman de otra forma. Entonces, hago un, con todo respeto para el señor Presidente, llamado para que nos ayude", expresó Gregorio Rivera Córdova, hermano de uno de los detenidos.

De acuerdo con el abogado Marco Aurelio González, hoy se definirá la situación jurídica de los oficiales. 


Arraigan a PFs por abuso de autoridad 

Henia Prado / Reforma

Ciudad de México (27 agosto 2012).- Los 12 agentes de la Policía Federal involucrados en el ataque armado contra una camioneta diplomática el viernes pasado en la carretera México-Cuernavaca serán arraigados por 40 días por el delito de abuso de autoridad, informó la Procuradora General de la República, Marisela Morales.


"En el caso de las personas que fueron puestas a disposición, los 12 policías federales, ya han sido otorgadas (por) el juez especializado en Cateos, Arraigos e Intervenciones telefónicas, un arraigo por 40 días y vamos a continuar profundizando en las investigaciones.

"Ahorita tenemos abuso de autoridad y lo que resulte, porque sin duda es un hecho que se debe esclarecer hasta sus últimas consecuencias y también en el mismo sentido los delitos que se hayan actualizado van también a tomarse en cuenta, no se descarta ningún delito hasta el momento y ninguna línea de investigación" expresó al termino de la inauguración de un taller sobre derechos humanos.

La funcionaria precisó que hasta el momento no se contemplan acusaciones por el ilícito de delincuencia organizada, además de que están en constante colaboración con autoridades mexicanas y estadounidenses.

"Es la Subprocuraduría de Control Regional y Procedimientos Penales y Amparo la que va a llevar el asunto y así se va a mantener, obviamente se van a investigar todos los aspectos y las líneas de investigación que sean necesarias, de las que se desprendan de la propia investigación", añadió.

La PGR está en espera de conocer los resultados sobre los dictámenes periciales realizados en el lugar de los hechos por especialistas de la institución.

Se prevé que el traslado de los policías involucrados en la emboscada, de las instalaciones de la Procuraduría en Morelos al centro de arraigo en la Colonia Doctores, se concrete en el transcurso del día.


Otra inexplicable de García Luna

POR RAÚL TORTOLERO / Reporte ÍNDIGO - Lunes 27 de agosto de 2012 

El atentado que sufrieron dos diplomáticos estadounidenses y un capitán de la Marina el viernes pasado deja nuevamente mal parado a Genero García Luna, secretario de Seguridad Pública federal.

El ataque perpetrado por policías federales fue claro y no se siguió ningún protocolo, ni diplomático ni de seguridad, para la detención de la camioneta en donde viajaban el personal de la Embajada de Estados Unidos.


Incluso un comunicado, de esa sede diplomática, califica como una emboscada el evento donde resultaron heridos los dos estadounidenses.

Y aún antes del cierre de esta edición, a casi tres días después del atentado, aún no hay una explicación oficial clara sobre lo que pasó.

Los hechos

El viernes pasado a las 8:00 de la mañana dos diplomáticos de la embajada estadounidenses viajaban con un capitán de la Marina en una camioneta Toyota Land Crusier blindada.

Cuando el vehículo, que era conducido por el marino, transitaba por el tramo Tres Marías-Huitilac fueron atacados por oficiales de la Policía Federal, sin mediar ningún tipo de aviso.

De acuerdo con la SEMAR, las víctimas de este atentado fueron perseguidas por al menos cuatro vehículos de la policía, desde los cuales los federales abrieron fuego contra la camioneta de la Embajada de Estados Unidos. 

Los policías buscaron impedir que los tripulantes de la camioneta Toyota llegaran a las instalaciones de la Armada de México en el cerro de El Capulín, Municipio de Xalatlaco. En la camioneta Toyota con placas BCM 242 de la Secretaría de Relaciones Exteriores viajaban Jess Hood Garner y Stan Dove.

Era preferible asesinarlos, antes que permitirlo. Los cerca de 200 casquillos percutidos a lo largo de varios kilómetros en que fue hostigado este personal desarmado obligan a reflexionar si la Policía Federal sirve a la ciudadanía… o a oscuros intereses.

Se trataba de “capacitadores” que se dirigían a un presunto campo de prácticas de la SEMAR ubicado cerca de Huitzilac, Morelos, donde todo ocurrió. Esta institución reconoció –junto con la SSP federal-, desde el viernes, que fueron policías federales quienes dispararon contra el vehículo Toyota Land Crusier, que estaba blindada.

El sábado se dio a conocer que fueron detenidos 12 agentes de la Policía Federal relacionados con el ataque a la camioneta.

Los detenidos son Héctor Francisco Martínez Leyva, José Uriel Garrido Franco, Gerardo Ramírez Garduño, Rafael Rivera Córdova, Tomás Romanillo Armenta, Ranulfo Ruelas López, Carlos Sánchez Durán, Raúl Sánchez, Fonseca, Francisco Humberto Segovia Domínguez, Ángel Mauricio Sotelo Martínez, Emir Suárez García y Jorge Alberto Vargas Camacho.

Perfiles militares

En las redes sociales “Jess Hood” presenta una biografía de trabajo en el Ejército de Estados Unidos, actualmente en condición de retirado, con el grado de “Sargento” de Pelotón, y con estudios en Justicia Criminal, con domicilio en Agate, Colorado y casado con Bobette Hood.

A juzgar por la edad que muestra la fotografía de esta mujer –rostro ajado, gruesos lentes y cabello blanco-, el Jess Hood que nos ocupa sería más bien el hijo de este matrimonio, de 49 años, homónimo del perfil descrito en Facebook.

El concepto de “Criminal Justice” es explicado en el perfil de Jess Hood como el sistema de prácticas e instituciones de gobierno dirigido a defender el control social, disuadir y mitigar el crimen, o sancionar a aquellos que violan las leyes con penas criminales y esfuerzos de rehabilitación.

En la biografía de Jess Hood, en el rubro “Trabajo y Educación”, aparece “Fort Benning”. Es una importante instalación del Ejército de EU, ubicada en la ciudad de Columbus, cerca de Georgia y de Alabama. Se trata –según Wikipedia- de una comunidad militar, de unos 120 mil militares en activo, y sus familiares, así como elementos en reserva y retirados. 

Fort Benning es la casa de la Escuela de Infantería del Ejército de los Estados Unidos, de la Escuela de las Américas, de elementos del 75º Regimiento Ranger, y de la 3ª Brigada de Combate Pesado de la 3ª división de Infantería. La superficie del terreno es de 737 kms cuadrados.

Otra característica de Hood es su marcada preferencia electoral por el Partido Republicano, y su apoyo al candidato presidencial Mitt Romney. De Stan Dove se sabe mucho menos. Tendría 50 años de edad.

Ambos estadounidenses resultaron heridos pues la camioneta, pese a estar blindada, fue traspasada dado el inmenso volumen de fuego a que fue sometida. Fueron trasladados primero al Hospital Inovamed en Cuernavaca, pero después, a uno en la Ciudad de México. El marino que los acompañaba no tuvo que ser tratado.

Policías o sicarios

Expertos civiles en seguridad nacional consultados por Reporte Indigo se preguntaron qué diferencia hay en México entre la forma de operar de un policía federal y un sicario. “Ninguna”, aseguraron.

Los uniformados no actuaron bajo ningún protocolo; los matones a sueldo tampoco lo hacen. Ambos obedecen órdenes. Los sicarios, de sus capos. Los policías federales, “no se sabe de quién”.

Y cuestionan: ¿es ésta la nueva policía que el gobierno federal deja como legado luego de años de supuestas mejoras, controles de confianza y gastos megamillonarios en tecnología? ¿Por órdenes de quién la PF, según la propia SEMAR, dispara a matar contra un vehículo diplomático? ¿A quién sirve la PF?

El Secretario de Gobernación Alejandro Poiré declaró que el gobierno de México tenía el compromiso de investigar los hechos.

“Hemos establecido una comunicación permanente con la Embajada de Estados Unidos, y en cuanto se tuvo conocimiento de los hechos diversas dependencias ofrecieron auxilio oportuno para el resguardo y atención de los heridos”, dijo.

Por su parte, el gobierno de Estados Unidos emitió un comunicado el mismo viernes por la tarde en el que coincidió con la postura mexicana al aceptar que trabajan ambos países en las investigaciones.

“El gobierno mexicano ha iniciado una investigación y detenido a miembros de la Policía Federal involucrados. (Y) ha indicado que se realizará una investigación completa y exhaustiva de este incidente. La Embajada ha estado cooperando de manera estrecha con las autoridades mexicanas y asistirá en todo lo posible”, según un comunicado de la Embajada encabezada por Anthony Wayne. 

En este documento lo novedoso fue el uso de la expresión “emboscada”, para referirse a los hechos que afectaron a sus connacionales. Una emboscada técnicamente implica premeditación. No hay emboscadas “por confusión”.

Las placas de la SRE son inconfundibles y los policías reciben capacitación para reconocerlas fácilmente.

Fuentes castrenses comentaron a este diario un aspecto técnico relacionado con las placas. Los números de las placas diplomáticas están cifradas de manera que 001 representa a un Embajador; 002, a un Ministro; 003 a un agente consular. Pero el número 242 sólo representaría a funcionarios de “bajo nivel”, explicaron. “O a personal encubierto”.

DEA y SEMAR, cercanas

Se ha especulado si los dos empleados de la representación estadunidense serían agentes encubiertos de la DEA. Y es que la relación entre la Marina y la DEA (Agencia Antidrogas por sus siglas en inglés) es muy estrecha.

Prueba de esto es la información transmitida por Carlos Pascual, el entonces embajador de Estados Unidos, a Washington, el 17 de diciembre de 2009, un día después de la muerte del capo Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”.

De acuerdo con el cable 3573 filtrado a Wikileaks, Estados Unidos proporcionó primero la ubicación del narcotraficante a la SEDENA, que se mostró “reacia” a actuar con prontitud, lo cual generó la participación de la SEMAR, que realizó el operativo.

La confianza entre la Marina y el gobierno de Estados Unidos está basada en que unidades de la SEMAR han sido entrenadas en el vecino país en el Comando Norte (NorthCom) del Ejército estadounidense.

Un detalle hoy llama la atención: en ese mismo cable, el embajador critica al secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna por no haber participado en el operativo contra Beltrán Leyva.

“La Sedena proporcionó apoyo a la Semar durante la lucha contra las fuerzas de Arturo Beltrán Leyva, pero sólo puede tomar un poco de crédito del éxito de la operación. Genaro García Luna, el secretario de Seguridad Pública, también se puede contar como un perdedor neto en el operativo contra Arturo Beltrán Leyva. Hoy, tres años más tarde, hay 12 policías federales, de la “Unidad Operativa de Seguridad Preventiva, Estación Tlalpan”, detenidos y declarando ante la PGR, por haber baleado a dos funcionarios del gobierno de Estados Unidos y a un marino mexicano.

El MP Federal realiza las diligencias correspondientes y ha enviado a “peritos en balística, criminalística de campo, fotografía forense, dactiloscopia, ingeniería y arquitectura”, para aclarar los hechos, dice la PGR.

Concretamente, Victoria Pacheco Jiménez, Subprocuradora de Control Regional de Procedimientos y Amparos de la PGR, es la responsable de las indagatorias.

¿Control de confianza en la PF? 

Los ciudadanos estadounidenses Lesley Ann Enriquez –embarazada de tres meses-, y su esposo, Arthur Haycock Redelfs –ambos del Consulado de Estados Unidos en Cd. Juárez- fueron asesinados el 14 de marzo de 2010, en una camioneta Toyota sobre la Av. Francisco Villa de esa urbe. Se atribuyó la autoría de ese crimen al grupo delictivo “La Línea”.

El 15 de febrero de 2011 fue asesinado Jaime Zapata, agente de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en San Luis Potosí.

El hecho pronto se convirtió en un escándalo internacional que más tarde salpicaría al Fiscal General de Estados Unidos, Eric Holder, como responsable de introducir armas a México, con el supuesto objetivo de rastrear a sus compradores, bajo el dudoso operativo “Fast and Furious”, que tiene al funcionario pendiendo de un alfiler.

Cuando trascendió que los presuntos responsables de la muerte de Zapata fueron los Zetas, el nivel de indignación en el gobierno estadounidense no menguó.

Para leer acerca de "Los resbalones del SSP" ver nota completa de Reporte Índigo en: http://reporteindigo.com/reporte/mexico/otra-inexplicable-de-garcia-luna

Pero ¿Y dónde está Genaro?

POR RAMÓN ALBERTO GARZA - Lunes 27 de agosto de 2012 

Genaro García Luna y Felipe Calderón

Sus intrigas, sus guiones escritos la medida de sus desmedidas ambiciones y sus vínculos con personajes oscuros, le valieron sobrevivir dos sexenios como el súper policía de México.

Se presume que sus acciones de espionaje en las campañas de Vicente Fox y Felipe Calderón le valieron que ambos lo ratificaran como “el policía de todas sus confianzas”. Le dieron presupuesto y poder ilimitados.


Creó la AFI en el sexenio foxista para desmantelarla cinco años después diciendo que era corrupta. Y le vendió a Calderón la nueva, costosa y muy cuestionada Policía Federal.

Fue obsequioso para congraciarse con poderosos empresarios como Carlos y Héctor Slim, a quienes les regaló la Plataforma México, un sistema público de seguridad que permite el acceso a la información privada de todos los mexicanos.

A lo largo del sexenio calderonista Reporte Indigo ha venido documentando uno a uno los excesos de García Luna. Nada pasa, nadie lo cuestiona, está blindado, es intocable.

La lista incluye la contratación de personajes con turbio pasado, como Luis Cárdenas Palomino o Facundo Rosas, que manipularon a su antojo el caso Martí, con la famosa Comandante Lore, El Apá, los Petriciolet y la banda de La Flor.

Ni que decir de los asuntos internacionales como el debatido expediente de la francesa Florence Cassez. Un caso que lo exhibió más como guionista y productor de televisión. Montó segundas tomas de sus capturas, provocando un escándalo que tiene al gobierno mexicano confrontado con Francia.

Ahí está también la inexplicable compra de residencias, fincas campestres y restaurantes, en la ciudad de México y en Morelos, que con sus ingresos declarados como secretario de Seguridad Pública no tiene forma de justificar.

Confrontado abiertamente con la Defensa y con la Marina, tiene la confianza y la soberbia suficientes para pensar que será ratificado por el nuevo gobierno priista. Y para ello manipula informaciones y expedientes. Para sacar del juego a sus más visibles rivales.

Su sombra aparece detrás de la que se considera la injusta detención de Tomás Ángeles Dauahare o de los últimos ataques a personajes de alto rango en la secretaría de la Defensa.

Desplazó del protocolo de los desfiles al general Secretario, para instalarse como el hombre uniformado a la derecha de Calderón. Y muchos de sus amigos, aliados y hasta cómplices del pasado se enlistan hoy entre sus principales detractores.

Por eso extraña que frente al escandaloso caso de los Policías Federales que emboscaron a los diplomáticos norteamericanos custodiados por elementos de la Marina, Genaro García Luna no de su parte de guerra.

Muy triste que el jefe máximo de esa corporación guarde silencio, antes que salir a dar la cara para explicar los actos irresponsables que ejecutaron sus muchachos.

Peor aún que tengan que ser otros -como el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré- quienes den las explicaciones que por responsabilidad y rango le corresponderían al consentido de Los Pinos.

Por eso el presidente arranca la semana con una encrucijada. Defender los excesos y los caprichos de García Luna o asumir de una vez por todas su realidad.

Algunos piensan un acto así sería tanto como admitir que Calderón fracasó absolutamente en la guerra contra el narcotráfico. No del todo.

Las acciones del Ejército y de la Marina son lo suficientemente heroicas para rescatar la honra de lo que desde el inicio fue una mal diseñada estrategia. 

Perpetuarla, por encima de la sospechosa emboscada de Morelos, sería tanto como escriturarle su futuro a quien ya le demostró sobrada incompetencia y en un descuido, perversa complicidad.







1 comment:

  1. Luego van a defender al PRI tambien
    ja,ja,ja, quien los entiende, un perro con rrabia muerde a otro con rrabia, que mas daaa.

    ReplyDelete