2012/08/25

La tragedia económica que significó el gobierno de Calderón.

Así, en el hipotético caso de que la riqueza que se generó en el país se repartiera entre cada uno de los mexicanos, a cada uno le correspondería 9 mil 752 dólares, es decir 4.3 por ciento menos que lo que equivalía el producto interno.
Por Lilia Arellano / Revista Emet. Viernes, 24 de agosto de 2012

Lo más grave para la población mexicana es que durante la administración de Felipe Calderón el salario real ha disminuido 18.3 por ciento, mientras que el aumento a la canasta básica es del 29.0 por ciento. Por ejemplo, el arroz se ha elevado 64.9 por ciento, el frijol 104.2%, el azúcar 47.2%, la leche 31.4%, el huevo más de 70%, el café 55.5%, la carne de res 42.7%, la tortilla 61.5%, el gas 19.9 por ciento, el transporte 38.5% y las medicinas más del 40 por ciento.


El tiradero que deja en el país Felipe Calderón no se concentra sólo en el tema de la grave y peligrosa inseguridad que prevalece a lo largo y ancho del territorio nacional, sino que se extiende a todos los renglones de su administración. Por ejemplo, en el terreno económico, en ese en el que presumen sus “buenos resultados” en macroeconomía, la verdad es que dejan mucho que desear. Como muestra hay que señalar que el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita en México cayó 4.3 por ciento en el primer semestre de este año. De acuerdo con datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) el PIB nominal a precios de mercado alcanzó los 15.9 billones de pesos en el segundo trimestre del año.

Así, en el hipotético caso de que la riqueza que se generó en el país se repartiera entre cada uno de los mexicanos, a cada uno le correspondería 9 mil 752 dólares, es decir 4.3 por ciento menos que lo que equivalía el producto interno bruto pér capita el año pasado, que se ubicaba en 10 mil 197 dólares. Pero si lo comparamos con los registros del 2006, al inicio del calderonismo, los resultados son aún más negativos, toda vez que en ese año el PIB per cápita se ubicaba en 12 mil 658 dólares, es decir que desde el inicio de la actual administración federal el ingreso individual de los mexicanos ha tenido una caída de 22.95 por ciento.

Uno de los principales factores que afectaron la dinámica del PIB per cápita fue el tipo de cambio, pues el peso este año perdió valor frente al dólar, lo cual también restó una menor equivalencia de la riqueza. El hecho destacable aquí es que el PIB per cápita del país no logra recuperarse a niveles previos a la crisis de 2009. De hecho, México es el único país latinoamericano que en los últimos seis años registra una contracción del PIB por habitante, una de las mediciones más amplias sobre la distribución del ingreso en un país. De esta manera, el raquítico crecimiento de la economía mexicana, el peor desempeño desde la administración de Miguel de la Madrid, no sólo no ha logrado reducir la pobreza sino que la ha potenciado a niveles sumamente preocupantes en términos de gobernabilidad.

Y ya que hablamos del tipo de cambio, este jueves el peso registró su mayor caída en tres semanas. Los participantes de los mercados actuaron con cautela, lo que afectó a la divisa mexicana. En el mercado de mayoreo, el dólar cerró en 13.1789 unidades a la venta, lo que implicó para el peso un retroceso de 5.74 centavos, 0.44% de acuerdo a cifras dadas a conocer por el Banco de México (Banxico). Desde el pasado 6 de agosto, el tipo de cambio del peso con el dólar está congestionado dentro de un rango de 13.05 a 13.24 unidades. El peso se debilitó al caer en la jornada de ayer, luego de que un alto funcionario de la Reserva Federal de Estados Unidos enfrió el entusiasmo del mercado sobre una inminente aplicación de mayores estímulos monetarios a la economía más grande del mundo.

Una mala noticia es que una de las principales fuentes de divisas, la inversión extranjera directa en México, muestre un comportamiento negativo, al bajar 16% en el primer semestre, comparado con el mismo periodo anterior, al ascender a 9,621.7 millones de dólares, que contrastan con los 11 mil 480 millones de dólares que se recibieron en 2011. El principal inversionista durante este periodo fue Estados Unidos, quien hizo 36.9 por ciento de todas las inversiones, seguido por España, a quien correspondió 30.8 por ciento. Le siguieron Luxemburgo con 6.8 por ciento, Alemania con 6.1 por ciento y Japón con 4.5 por ciento.

Pero volviendo a la economía de las amas de casa hay que hacer referencia a la inflación: el crecimiento de los precios al consumidor en la primera quincena de agosto fue de 0.14 por ciento, según las cifras oficiales, desde una elevación de 0.09 por ciento en el mismo lapso de hace un año, impulsado principalmente por la inflación de los alimentos, de acuerdo con los reportes del INEGI. El nivel general de precios al consumidor se colocó en 4.45 por ciento, cada vez más alejada de la meta de 3 por ciento de inflación planteada para este año, en el marco de una carestía generalizada de los productos agropecuarios, los cuales reportaron un incremento anual de 10.22 por ciento en sus precios. El huevo figura a la cabeza de los productos de mayor encarecimiento con un alza –según cifras oficiales- de 4.07 por ciento en los primeros quince días del mes en curso, aunque la cifra, el porcentaje es totalmente engañoso ya que lo que se paga actualmente por un huevo es un 70 por ciento más alto. Ni qué decir del bolillo, la telera, el pan de dulce, los cereales que han incrementado su valor ostensiblemente.

Esta nota fue originalmente publicada en Revista Emet: http://revistaemet.com/nota/otro-tiradero-de-calderon-en-su-sexenio-ingresos-de-los-mexicanos-cayeron-22-95-/12215

3 comments:

  1. Echarle la culpa a los politicos por la inflación es deporte nacional, no será porque no nos damos cuenta que nosostros somos los unicos culpables por ahorrar digitos bancarios disque porque son seguros.

    ReplyDelete
  2. no se podria esperar otra cosa de alguien que usurpo la presidencia

    ReplyDelete
  3. Ese be5ant, si nosotros tenemos la culpa, dinos como arreglarlo entonces

    ReplyDelete