2012/08/28

Los pobres, incondicionales de las poderosas empresas multinacionales. ¡De todos modos tenemos que tragar!

Los pobres siguen siendo una mayoría de la población en Indonesia y, como tal, son la principal fuente de consumo.
[Les entregamos nuestros salarios por basura muchas veces, o nos venden los alimentos a tales precios como si tuvieran que pagarle a la naturaleza por la materia prima... Mientras, ellos pagan salarios miserables, de esclavitud moderna. Así seguirán acumulando la riqueza porque la ambición humana no tiene límites. Nosotros los encumbramos y sólo nosotros, todos juntos, tenemos el poder de redistribuir la riqueza con el boicot económico]

Los pobres resultan rentables para las empresas multinacionales

Por ERIC BELLMAN / The Wall Street Journal Americas

YAKARTA—Para multinacionales como Nestlé SA, Carrefour SA y Unilever PLC, alguien como Rohani, una empleada doméstica de 55 años de Indonesia que gana US$55 al mes, puede ser una buena clienta.

Aunque su ingreso la coloca al borde de la línea de la pobreza, la mujer dice que sus hábitos de consumo no se vieron afectados por la desaceleración global que se produjo en 2008 y 2009, y en la actualidad no le preocupa o no sabe mucho de la crisis económica que azota Europa. Rohani gasta la mayor parte de sus ingresos en necesidades básicas en su tienda local y en el Carrefour más cercano, donde suele escoger los productos más baratos, incluso si la diferencia es de un centavo.

"Mi vida no se ha vuelto más dura" y sigo gastando la misma cantidad de dinero cada mes, señala Rohani, quien, como muchos indonesios, sólo usa un nombre.

Las empresas que aprovechan la demanda relativamente estable que proporcionan los consumidores de menores recursos en Indonesia han demostrado ser más resistentes durante los bajones, dicen analistas.

La filial de Nestlé en Indonesia concuerda y señala el éxito de Milo, su bebida chocolatada para niños. Sus ventas han subido consistentemente en Indonesia en buenos y malos tiempos gracias a que el gigante suizo ha podido vender paquetes individuales del chocolate en polvo por unos 10 centavos de dólar. "Es un producto muy importante para la base de la pirámide", sostiene Arshad Chaudhry, director presidente de Nestlé Indonesia, una división que genera más de US$1.000 millones en ingresos anuales y este año espera que las ventas superen la expansión en el mundo en vías de desarrollo.

El mundo repartido entre 10 multinacionales. Estas son las marcas que no debemos comprar.
Desde hace mucho, los analistas han argumentado que las compañías que venden productos y servicios a personas que ganan menos de US$4 al día pueden tener un desempeño superior en épocas de vacas flacas. Esto se debe a que los consumidores aún deben comprar alimentos, jabón y otros bienes básicos cuando la economía se deteriora, mientras que los clientes de clase media reducen las compras de bienes discrecionales.

Las empresas que venden artículos como queso, pañales o pescado congelado han descubierto que en Indonesia pueden reactivar el crecimiento y dar estabilidad a las ventas durante una desaceleración ofreciendo paquetes pequeños que son más asequibles para los clientes de bajos ingresos.

En Indonesia, el cuarto país más poblado después de China, India y Estados Unidos, las personas que viven cerca de la línea de la pobreza representan la mayor parte del consumo en el país. La economía indonesia fue una de las pocas en registrar un sólido crecimiento durante la recesión global de 2008 y 2009, principalmente gracias a la continua fortaleza del consumo entre los residentes más pobres.

El mejor ejemplo lo ofrecen las relativamente sólidas ventas de motocicletas frente a las ventas de autos más costosos durante pasados enfriamientos económicos. En la desaceleración de 2008 y 2009, las ventas de autos en Indonesia se redujeron 20%, mientras que las ventas de motocicletas apenas descendieron 5% durante el mismo período.

Ahora, las empresas están ajustando sus productos a consumidores de bajos ingresos a medida que buscan fuentes de crecimiento que estén aisladas de los problemas en Europa y el resto del mundo desarrollado.

Para competir por la creciente base de clientes de bajos recursos que pueden tener un celular, las principales compañías de telecomunicaciones de Indonesia, incluidas PT XL Axiata y PT Indosat, han reducido el costo de obtener una nueva línea a menos de US$1 y venden teléfonos desde US$30 en adelante.

De hecho, las grandes compañías han descubierto que sus experiencias en mercados emergentes resultan útiles en áreas de Europa con graves problemas económicos como España. Por ejemplo, Unilever ha aumentado la oferta de artículos con precios minoristas de un euro.

En muchos mercados en desarrollo como Indonesia, los pobres constituyen un porcentaje más alto de la población que la clase media. Las personas que ganan menos de US$4 diarios representan alrededor de 80% de los habitantes y 60% del gasto de los hogares. Eso equivale a más de US$230.000 millones gastados en 2010 en productos básicos como alimentos, ropa y medicamentos.

Así que incluso si la economía del país sigue creciendo a un ritmo de 7% al año, los menos favorecidos seguirán siendo 73% de la población para 2020 y gastarán más de US$400.000 millones al año para entonces, dice Nirgunan Tiruchelvam, analista en Singapur del banco británico Standard Chartered. Se espera que la economía de Indonesia crezca 6% este año.

Las empresas de ese país que cotizan en bolsa, incluyendo el fabricante de fideos PT Indofood CBP Sukses y el productor de alimento para pollos PT Charoen Pakphand Indonesia son buenos ejemplos de empresas cuyas acciones y ventas tienen un desempeño superior durante enfriamientos económicos, afirmó Tiruchelvam.

Durante las tres últimas recesiones de envergadura en la economía global y regional, el flujo de caja operativo descendió menos —y se recuperó más rápido— en empresas que venden productos a los consumidores de bajos recursos, estima Tiruchelvam. "Los pobres son un grupo de consumidores más fiables que la clase media", afirma.

Los micropréstamos también son un negocio en auge en el país. PT Bank Danamon Indonesia, el sexto banco del país por activos está intensificando la contratación de personal y sus préstamos a los negocios que les venden a los pobres. "Durante la crisis de 2008 y 2009 este tipo de créditos no mostró señales de desaceleración", dijo Vera Eve Lim, el director de finanzas de Danamon.

En el pasado, los ingresos de Unilever en Indonesia se han expandido durante las crisis. Su crecimiento de ventas anuales ha promediado más de 22% durante cada uno de los últimos cinco años. La multinacional planea gastar más de US$100 en los próximos dos años, estiman analistas, para expandir y servir mejor con sus productos de hogar y alimentos baratos a los consumidores menos pudientes.

"Cuando la confianza de los consumidores era baja y el poder adquisitivo descendió (en pasadas recesiones globales) seguimos sacando innovaciones que aumentaron la relevancia, abarataron nuestros productos e incluso estimularon el ahorro", dijo Sancoyo Antarikso, secretario corporativo de PT Unilever Indonesia.

Esta nota fue originalmente publicada en The Wall Street Journal Americas:

3 comments:

  1. de ahí que sale maizoro individuales, que al final sale mas caro que el grande en relación al costo y cantidad.

    ReplyDelete
  2. Desde cuando vender mas barato a los pobres es malo? Mientras menos gasten en necesidades basicas mas oportunidad de salir de la pobreza.
    Prefieren que sigan pobres comprando caro a tiendas pequeñas y mas caras?

    ReplyDelete