2012/08/19

Monterrey, ahora también líder en impunidad: Caso matanza en el Casino Royale

A seis días de cumplirse un aniversario del incendio en el casiono Royale, donde murieron 52 personas, las indagatorias parecen no avanzar.
Comentario Warfarina Telleman: En lo que va del mes, Nuevo León se destacó por tener un narco gobernador priista que, con la mano en la cintura, ya dejo al estado en la peor de las ruinas. Luego, hace tres días, Monterrey salió a relucir por ser la ciudad más violenta del país y, por supuesto, también la más competitiva. Todo corresponde, naturalmente, con el hecho de que en Monterrey impera la impunidad. A casi un año del peor ataque del crimen organizado contra la población civil en México, todos los funcionarios implicados quedaron exonerados a pesar de las múltiples violaciones a las medidas de seguridad requeridas en tal casino. Por supuesto, nadie duda que la ciudad sea competitiva. El negocio del juego va viento en popa en Nuevo León con la apertura de nuevos casinos, en donde lo que menos interesa es precisamente la protección civil.

Deja injusticia caso Royale 

Es un sentimiento de profunda indignación, además del dolor, porque no es posible que intereses políticos hayan truncado la justicia, afirman
REFORMA / Redacción

Monterrey, México (19 agosto 2012).- A unos días de que se cumpla un año del peor ataque contra la población civil en México, los sobrevivientes y los familiares de las 52 víctimas del ataque al Casino Royale navegan entre el dolor, la indignación y la convicción de injusticia, pues todos los funcionarios implicados fueron exonerados.

La justicia y los procesos contra 26 detenidos acumulan kilos de papel, mientras que el desahogo de pruebas para llegar a una sentencia se retrasa.

Reformas que no llegaron más allá de la Constitución local, la falta de un protocolo de regulación para casinos, un proceso legal que llevaría años concluir y un vendaval de promesas incumplidas por parte de los tres niveles de Gobierno enmarcan el escenario de corrupción e impunidad.

Además, el supuesto seguro de responsabilidad civil con el que contaba el casino jamás aplicó, y los familiares de los 14 empleados que murieron continúan esperando las indemnizaciones por parte de la empresa.

"Es un sentimiento de profunda indignación el que tenemos, además del dolor, porque no es posible que intereses políticos hayan truncado la justicia", dijo Samara Pérez, vocera de las familias de las víctimas del atentado realizado por el crimen organizado en represalia por la negativa a pagar "derecho de piso".

Y, para colmo, el negocio del juego crece en Nuevo León con la apertura de nuevas casas de apuestas.

De los 26 presuntos delincuentes detenidos tras el ataque del 25 de agosto de 2011, sólo 13 han sido consignados.

Pese a las evidencias en su contra, los acusados, presuntos integrantes de los Zetas, han decidido defenderse ante dos jueces, y hasta hoy no se ha determinado un plazo para dictar sentencia.

En el Juzgado Primero de lo Penal de Monterrey se inició el 27 de octubre de 2011 el proceso 203/2011-III, que consta de 15 tomos y 15 anexos, donde se acusa a 10 jóvenes de participar en el ataque al casino.

La agresión fue cometida la tarde del 25 de agosto de 2011, tras llegar al negocio un convoy de cinco vehículos con hombres armados y una camioneta cargada con 10 bidones con 20 litros de gasolina cada uno.

Al inmueble ingresaron, según los acusados, unos 13 jóvenes, algunos portando armas largas con las que aterrorizaron a unos 100 asistentes.

Los agresores rociaron el combustible sobre máquinas y alfombras y prendieron fuego, provocando un incendio que causó la muerte de 42 mujeres y 10 hombres.

En este primer expediente se acusa de homicidio calificado y agrupación delictuosa a 10 detenidos, entre ellos a Javier Alonso Martínez Morales, "El Javo", quien lideraba al grupo.

El expediente está en su etapa de pruebas y tanto la defensa como el Ministerio Público solicitaron al juez el desahogo de unas 447 evidencias, de las que de febrero a la fecha se han concluido 40.

A estos 10 acusados se suman otros tres, que están a disposición del Juez Tercero Penal de Monterrey, que inició el proceso 40/2012-V, conformado por 13 tomos y 7 anexos, acusados de homicidio calificado y agrupación delictuosa.

Entre los presuntos responsables en este último expediente destaca Jesús Rafael Torres Bautista, "El Comandante Colitas", líder del grupo. 

Este segundo proceso también está en periodo de pruebas, además de que el Ministerio Público adscrito al juzgado solicitó un dictamen psicológico de un familiar de cada una de las 52 víctimas, y un informe de los antecedentes penales de los acusados.

También practicar un estudio integral de personalidad a cada detenido.

El abogado de los acusados, un defensor público, no ha presentado pruebas porque solicitará que este proceso se integre al que lleva el Juzgado Primero.

Además, están a disposición del Sistema Especial de Justicia Para Adolescentes, por halconear durante el ataque, Saúl Becerra Reyes, de 17 años, y Alán Enrique Vergel Moreno, de 16.

Hay otros seis detenidos, pero no acusados del multihomicidio, que son procesados por asociación delictuosa. 

Otros cinco capturados por delincuencia organizada, sin estar acusados por el ataque, son los cabecillas Carlos Oliva Castillo, "La Rana"; Baltazar Saucedo Estrada, "El Mataperros"; Carlos López Castro, "El Toruño"; José Alberto Loera Rodríguez, "El Voltaje", y Miguel Ángel Barraza Escamilla, "El Barraza".

A un año de la tragedia, han fallecido dos presuntos responsables: Francisco Medina Mejía, "El Quemado", abatido el 4 de abril por militares (de acuerdo con la Sedena, él ordenó el ataque a "El Mataperros"). Y "El Monterrey" o "El Regio", uno de los que incendió el casino, fue ejecutado por el grupo, según "El Voltaje", por arrojar demasiada gasolina a las máquinas y alfombra. 

En enero pasado, la PGR formuló acusaciones por la masacre contra Heriberto Lazcano, "El Lazca", líder máximo de los Zetas.

Siguen prófugos hasta ayer Jesús Alejandro García González, "El Gato" o "El Borrado", y otros identificados sólo con los apodos de "La Kitty" o "La Pelirroja"; "El Chimpas" o "El Chimpa"; "La Beba", "El Huevo" y "El Tony". 

Exigen deudos justicia en NL

Frente a los escombros de una tragedia se alzaron, firmes e inamovibles, el recuerdo y la esperanza de justicia por parte de los familiares de las victimas que hace casi un año fallecieron en el Casino Royale.

Y con el propósito de impedir que el suceso pase al olvido, ayer renovaron 54 cruces que llevarán sus nombres por un año más: 52 adultos y dos bebés sin nacer, sustituyéndolas por las anteriores que estaban deterioradas.

"Mientras las cruces estén aquí presentes, para nosotros es que ellos no van a descansar; ni ellos ni nuestras familias, hasta que no se haga justicia en cuestión al dueño del casino", expresó Elizabeth Flores, quien perdió a su madre en la tragedia.

Como muestra de su anhelo de justicia, en el lugar también se colocó una manta con las peticiones de los familiares al Gobierno, en la que también se invita a la misa el próximo sábado, a un año del atentado.

"Se cumplen 366 días, 8784 horas, 527 minutos y segundos esperando que se haga justicia", exclama la pancarta que continúa un la petición de castigos ejemplares para los funcionarios que con sus acciones y omisiones contribuyeron a la tragedia, apoyo para la ley de víctimas, reformas en la ley de protección civil en materia de seguridad de inmuebles y sanciones claras.

También piden fondos y recursos para el cuerpo de bomberos, transparencia en el proceso e información de primera mano, confiable y detallada.

"Basta de que nos vean la cara. ¿De quién es la responsabilidad?, Señor Presidente, contábamos con su palabra", concluye el texto.

Al sitio acudieron algunos de los familiares de las víctimas que, bajo el sol incandescente, colocaron una a una las cruces que exigen respuestas.

"Es muy lamentable que tengamos que, a un año, estar todavía tocando puertas y sintiéndonos a veces mendigando alguna situación, un apoyo, cuando debería de ser, y como es en todas partes del mundo, una situación que ellos (el Gobierno), de inmediato actúan", señaló la vocera del grupo de familias, Samara Pérez Muñiz, sobreviviente del atentando y mamá de Brad Xavier Muraira, una de las víctimas.

Y es que a un año del evento, lejos de mitigarse, el dolor se convirtió en el motor que mueve a este grupo a buscar un cambio, que esperan que llegue con el nuevo Gobierno. 

"Con la nueva administración de Peña Nieto, ya tuvimos alguna plática con alguna gente de ahí, podemos retomar este asunto y que se haga justicia; primero, para que esto no vuelva a suceder, cuando se sanciona a los de cuello y corbata, esos no volverán a cometer tropelía", comentó Edmundo Jiménez, quien perdió a su esposa.

"Queremos que se haga justicia, todos los que porque no cumplieron su trabajo, no hicieron su trabajo, propiciaron esto, y todos tienen nombre y apellido", agregó Alejandro Morales. 

Da a sus nietas calor de madre

Por la muerte de su hija Priscila en el ataque al Casino Royale, Emilia Zapata quedó a cargo de sus dos pequeñas, una bebé de 10 meses y otra de 4 años, pese a que hace mucho se había olvidado de pañales y biberones. 

Para esta mujer de 56 años hablar de su hija mayor, Priscila Barbosa Zapata, quien tenía 25 años, sigue siendo doloroso. 

El 25 de agosto del año pasado era su segundo día de trabajo como mesera en el casino. Antes hacía lo mismo en otra casa de apuestas. 

"Ningún día me he quedado sin trabajar porque eso no me ayudaría en nada. Yo no puedo permitir que las niñas me vean que estoy llorando en un rincón", dice Emilia, quien no puede evitar las lágrimas. 

Una foto de Priscila cuando era niña cuelga frente al sillón donde está sentada en la sala de su casa. No necesita ver la imagen para evocarla.

Priscila era una joven alegre, sociable, que llegaba a su casa a cocinarles lo que había visto que el chef del casino preparaba, que quería aprender a hacer cocteles para pasar al área de bar. 

En otro cuarto duerme su nieta menor, Janice Sarahí, de un año y 10 meses. 

"A pesar de que la niña está chiquita, cuando me pongo triste y empiezo a llorar es como si sintiera lo mismo que yo. En una ocasión me vio llorar y ella empezó a llorar conmigo", dice. 

Joselin Ariel, de 5 años, aunque apenas va a entrar a tercero de preescolar, sabe que le falta alguien. 

Se tardaron una semana en decirle qué le había pasado a su mamá y aunque su reacción inicial fue de indiferencia, entendió cuando su abuela le dijo que ya no la volverían a ver. 

"En esos días regañamos a la niña, estaba acostada y estaba llore y llore, entonces le pregunté: '¿qué tienes, hija?', y me dijo: 'es que extraño mucho a mi mami'", cuenta mientras su llanto se hace más fuerte. 

Ha decidido permanecer al margen de las investigaciones del ataque porque le causa dolor. Acudió a la reunión con el Procurador del Estado, pero se salió porque empezaron la presentación con un video del día del atentado. 

"Yo evito todo eso, no quiero enterarme de nada eso, ni siquiera quise ver a la gente que se supone que hizo eso. Estoy algo apática. Qué voy a ganar yo con que esa gente esté encerrada, no los vamos a recuperar". 

En el futuro mejor no piensa. 

'Prenden' pequeños motor de vida 

Cuando Itzel Carolina Castillo Ramírez se enteró de que su mamá, Claudia Edith Castillo Ramírez, iba en ese ataúd, se soltó en llanto. Sin embargo, su abuelita Marisela Ramírez la reconfortó.

"Piensa que tu mami desde el cielo te está cuidando", le dijo Marisela a su nieta, ahora de 6 años.

Recordar la tragedia en su primer aniversario hace que los ojos de Marisela se humedezcan. Es un dolor que sigue latente. 

"Ella está con Dios, así que si tú te pones triste, ¿te gustaría que tu mami esté triste allá en el cielo?, pues no", expresa la mujer de 59 años, al recordar las palabras que dijo a su nieta cuando su hija murió a los 26 años.

Aunque ya vivía en su casa desde que nació, la abuelita se hizo cargo totalmente de la niña de Claudia Edith, quien la tuvo como madre soltera. Tras casarse, tuvo a Ángel Dael Guerrero Castillo, de 4 años, que ahora vive con su papá.

"Lloraba mucho porque extrañaba a su mamá", comenta Marisela, "pero le decíamos que su mamá había volado al cielo. Entonces él, con sus pocas palabras, porque todavía no habla mucho, dijo que iba a comprar un avión para ir a buscarla".

Ha sido un año difícil, pero sus nietos han sido la fuerza para que Marisela y su esposo salgan adelante. Han sido su motor y su esperanza, asegura.

"Los motores que me han hecho salir adelante han sido ellos, mis nietos, porque esta tragedia ha sido muy difícil para toda la familia", expresa.

Aunque ya trabajaba desde antes en una lavandería, ahora su sueldo lo tiene que dividir entre los gastos de su casa y los de Iztel Carolina, ya que Claudia Edith, quien llevaba trabajando alrededor de seis meses en el área del bingo del casino, sostenía a su hija.

"A raíz de que ella se fue sí fue complicado, porque, aunque ya vivía aquí la niña con nosotros, ella nos daba para sus gastos, la visitaba siempre, la llevaba a comer y al centro a pasear, por lo que yo me siento mal porque en ocasiones no puedo darle todo eso".

Los fines de semana, regularmente, es cuando el papá de Ángel Dael lleva al niño con sus abuelitos. Esos días es cuando pasan tiempo en familia.

En total, Marisela tiene 10 nietos y otros cinco hijos, que también la han apoyado para sacar adelante a su nieta.

Tanto Iztel como Ángel Dael recibieron una beca del DIF estatal para entrar a la escuela.

Con información de Lourdes Zambrano, Yngrid Fuentes, Félix Barrón y Manuel Salas / Corresponsales 

Esta nota fue originalmente publicada en Reforma: http://www.reforma.com/nacional/articulo/669/1336568/

4 comments:

  1. Deberian de cerrar todos los casinos en Mexico ya que son solamente lavaderos de dinero para el narco y unden a la poblacion en la pobreza y dependencia, justicia para las victimas

    ReplyDelete
  2. Ayer, porque se acercaba el aniversario del incendio, a alguien le pareció buena idea cercar el estacionamiento del casino con bayas (no valla a ser que la gente se quiera reunir para llorar a sus muertos). Recordemos que TODAVÍA es una escena del crimen, así que no debería de ser alterada por NADIE para que no se pierda ninguna evidencia.

    FOTO: https://twitter.com/ZapataMty/status/236914391042367488/photo/1

    ReplyDelete
  3. 000 aunque no lo creas ya se han robado cosas
    de alli e incluso han seguido matando gente cerca
    cualquiera puede entrar a ver no hay seguridad
    te lo digo porque siempre paso

    ReplyDelete
  4. 000 aunque no lo creas ya se han robado cosas
    de alli e incluso han seguido matando gente cerca
    cualquiera puede entrar a ver no hay seguridad
    te lo digo porque siempre paso

    ReplyDelete