2012/08/27

No Hay Plazo que no se Venza

El presidente Calderón comenzó un activismo claro, incesante y con una meta bien explícita tras la noche triste blanquiazul: "Yo afirmo y creo que hay que refundar al pan, hay que reconstruirlo desde los cimientos hasta la cúpula, piedra por piedra."

Aunque la declaración sonaba demasiado dramática, todo el panismo se miró atónito, en la necesidad de emprender una "reflexión" interna y, eventualmente, un mea culpa. Así que, programada para el pasado 11 de agosto, la reunión del Consejo Nacional era, precisamente, el punto culminante para entender mejor el sentido y profundidad de esa "reflexión" y, no menos importante, para medirle el agua a los camotes y conocer el destino inmediato de la dirigencia nacional.

Los resultados más sobresalientes del encuentro están a la vista: Gustado Madero salvó el pellejo y se creó un órgano cuyo nombre, de entrada, se aleja mucho de las pretensiones en torno a la "refundación": Comisión de Evaluación y Mejora, cuya misión es "...llevar a cabo una consulta amplia que mejore su funcionamiento y el de sus gobiernos. Asimismo, para cumplir con su agenda democratizadora y proponer las medidas y acciones que lo permitan, incluyendo las encaminadas a recuperar los valores contenidos en los principios de doctrina y a la ética como condición preeminente de la acción política, así como una reforma normativa."

A buen entendedor... El proceso de revisión corre sin prisas, no exactamente como lo pretendía el jefe del Ejecutivo Federal. Javier Corral, crítico férreo del liderazgo presidencial, lo pone en los siguientes términos: "Esa es la dimensión de la tarea encomendada y no la refundación del partido, empeño éste con el que pretendió asemejarse a los fundadores el presidente Felipe Calderón. En realidad, él mismo retiró desde antes de que sesionara el Consejo Nacional la idea refundacional; porque midió la resistencia que generó que él la propusiera. No tanto por su acepción; en realidad, mortificó la estrategia de enfocar baterías hacia la responsabilidad del partido por los resultados electorales, y no asumir la responsabilidad del gobierno en la pérdida de confianza de los electores."

No obstante, la propuesta de cambio es ineludible, faltaría más frente a tamaño desastre; de allí que la citada Comisión haya sido aprobada por unanimidad, a propuesta de Gustavo Madero, el dirigente nacional.

Asimismo, es probable que la reforma estatutaria del partido no sea posible antes de la conclusión del sexenio, como lo buscaba originalmente el presidente de la República, porque el nuevo órgano consultará a la militancia y a la ciudadanía —la convocatoria es abierta— para elaborar un proyecto de reforma estatutaria a más tardar el 15 de octubre; pero esos cambios deberán ser aprobados en una Asamblea Nacional extraordinaria, cuya realización todavía está en el aire —aunque la fecha límite es marzo del 2013.

Destaca, igualmente, que no se dio la rebelión —que algunos anunciaban— en contra del liderazgo calderonista. Por el contrario, en su discurso ante el órgano de dirección —de más de 35 minutos— el presidente Calderón fue interrumpido por lo menos seis veces por los aplausos de los congregados. A lo largo de su arenga, se daría el lujo de remachar su idea central: "Nuestro problema es de fondo y, aunque complejo, es urgente que lo resolvamos. Resolvámoslo bien y resolvámoslo lo más pronto posible. Estamos a tiempo, si queremos volver a ver a Acción Nacional conduciendo los destinos de México."

Su discurso, de hecho, fue calificado por muchos de los presentes como la "mejor intervención ante el pan" desde que llegó a la Presidencia. Lo anterior podría parecer anecdótico; no obstante, brinda una idea más o menos clara de que el calderonismo sigue teniendo una presencia significativa en el Consejo.

Por lo que se palpa, Felipe Calderón seguirá actuante en el partido, antes y después de la eventual reforma panista.

No comments:

Post a Comment