2012/08/18

PAN: ¿Alma en Pena?

El visible acto de contrición del Partido Acción Nacional es democráticamente encomiable: el partido responde —o eso intenta— ante la severa reprobación de los electores hacia sus colores, sus candidatos, sus gobiernos.

La auto-crítica puede ser un buen comienzo con miras a reinventarse. El repaso de sus principales yerros político-electorales parece saludable para presentarse de nuevo ante el ciudadano-elector luego del fin de su primera era en Los Pinos.

Como sea, resultan llamativas las confesiones de algunos panistas. Lorena Becerra, coordinadora de opinión pública de Presidencia de la República, y Rafael Giménez, otrora encuestador de cabecera de Calderón y ex coordinador general adjunto de la campaña de Josefina Vázquez Mota, no solo realizan un diagnóstico a contrapelo sino verdaderamente enconado hacia el presidente Calderón y su explicación simplista e insostenible respecto a que "los logros" de su administración no se tradujeron en votos debido a que la campaña de Vázquez Mota ofrecía ser "diferente".

El resultado de la pasada elección se explica por muchos factores. El desgaste natural que acompaña al ejercicio de gobierno. La mala comunicación del Ejecutivo federal respecto al por qué de sus acciones, cuáles eran sus objetivos y cuáles eran sus logros, especialmente en temas tan delicados y complejos como la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Las diversas malas gestiones panistas a nivel estados y municipios; algunas como ejemplos emblemáticos de corrupción y clientelismo. Y efectivamente, una campaña con escasos recursos, una división profunda del pan, tanto nacional como local, que llevó a figuras máximas del partido, como el ex presidente Fox, a pedir el voto por el PRI, así como errores tácticos en la implementación de la campaña… Y diferente o no, la gente no quiso al pan y no quiso al pan que tienen como referente más cercano el gobierno del presidente Calderón y a diversos gobiernos locales fallidos.

Incluso un hombre tan alineado con el (todavía) jefe real del partido como Javier Lozano, senador electo y ex secretario de Estado, expone una lectura dura, sin concesiones:

Nuestros procesos internos, supuestamente democráticos, están brutalmente viciados. Nos preocupamos más de las contiendas al interior del partido que por ganar las elecciones constitucionales. La lucha es más por un padrón interno de electores que por un patrón de conducta ejemplar… Hoy, desgraciadamente, hasta la representación y vigilancia de las casillas se venden al mejor postor. La ética política nos debe caracterizar. Tenemos la obligación de demostrar que, como políticos, somos mejores; más capaces, más honestos y más congruentes.

A no dudarlo: esos pecados merecen más que un "Padre nuestro", acaso más que una Comisión de Evaluación y Mejora… Acción Nacional debe sanarse... Sin embargo, lo que está en juego en esta coyuntura no es el diagnóstico sino los curanderos y sus roles.

Tanto en la reunión del Consejo Nacional como en la designación de los coordinadores legislativos traslucieron visos de esa puja abierta entre Felipe Calderón y sus huestes contra grupos antagónicos o agentes críticos hacia a su liderazgo...


1 comment:

  1. Hay un error en el título:

    Debe decir : PAN alma en PEÑA

    Malditos PANdejos perros falderos del PRI, por eso México está tan jodido.

    ReplyDelete