2012/08/22

Por qué reconsideré a la Autopista Urbana y a la Supervía

Por Victor Hernández

No pocos se le fueron a la yugular a Andrés Manuel López Obrador por la construcción de los segundos pisos del Periférico. Que si había opacidad en su costo (falso, todos los datos están disponibles en internet) fue la queja más recurrente. La segunda queja más recurrente fue que sólo beneficiaban a los que más dinero tenían; los dueños de automóviles (falso también: por los segundos pisos transitan taxis).

Por contraste, hasta los panistas han chuleado al Metrobús -y Peña Nieto se lo copió mal- cuya línea 1 se construyó en la adminstración de AMLO. Marcelo Ebrard construyó otras 3 líneas del Metrobús y Miguel Ángel Mancera tiene planeado hacer otras 4.

Digo esto para que se entienda lo que viene, ya que me parece que como izquierda es importante considerar opciones que no habíamos considerado antes sobre las obras viales en la Ciudad de México si queremos defender el proyecto de izquierda que ha hecho al DF la mejor ciudad de la República Mexicana. Mire usted:

Admito que si antier me hubieran preguntado, hubiera dicho que lo único que le critico a Marcelo Ebrard es la Supervía Poniente y el proyecto de la Autopista Urbana Sur por ser vialidades de cuota asignadas a empresas privadas para su construcción.

Como izquierdista, la idea de una vialidad de cuota para beneficio de una empresa privada simplemente, a primera vista, no me gustaba. Pienso que mucha gente en la izquierda pensaba igual y por eso veían con malos ojos a Ebrard en ese tema.

Pero ayer que se inauguró la Autopista Urbana Sur me puse a pensarlo de otra manera.

Leyendo las notas de prensa al respecto me di cuenta de lo siguiente:

1. Sí, la vialidad es de paga, pero porque al GDF -y por ende a los contribuyentes- no les costó hacerla. La pagó la empresa privada que la hizo.

2. Eso quiere decir que los que pagarán por la Autopista Urbana serán los usuarios de automóviles que quieran usarla.

3. El transporte público que pase por la Autopista Urbana, como RTP, no pagará la cuota. Es decir, al cobrar a los automovilistas por usarla, pero no a quienes usen transporte público, se le da un incentivo a la gente para abandonar la cultura del auto y migrar a la cultura del transporte público, lo cual no sólo democratiza al transporte en el DF, sino que abona a la cultura ambientalista.

4. No se podrá decir, por lo tanto, que la obra fue sólo para beneficio de los que más dinero tienen, ya que los usuarios del democrático transporte público resultan mucho más beneficiados al no tener que pagar ni con sus impuestos por una obra vial.

5. (Se podría argumentar que no es justo que los automovilistas paguen por los que usan transporte público y que todos deberían pagar parejo, pero, bueno, los que no tienen auto también pagaron por los segundos pisos, resultando en un menor costo en impuestos para los automovilistas.)

6. Otro detalle: Parte de lo que se busca con la Autopista Sur, aparte de incentivar el transporte público, es incentivar el uso de transporte alternativo, como el transporte eléctrico y la bicicleta. ¿No es eso a lo que debería aspirar una ciudad de izquierda? ¿No es eso lo que exigen los ambientalistas?

Pero como dije, confieso que yo no veía las cosas desde ese punto de vista y lo empecé a hacer desde ayer.

De esa manera, para mi las obras viales como la Autopista Sur y la Supervía finalmente tuvieron sentido.

Y es que un servidor es asiduo usario del transporte público en la Ciudad de México, el cual, con todos sus defectos, me parece mucho muy superior al sistema de transporte público de Estados Unidos.

Lo digo porque durante los años que fui a la universidad en San Diego California por medio del transporte público, me parecía terriblemente mal planeado. Un viaje de 30 minutos podía tomar hasta 2 horas y media o más. El transborde era fatal y encima de eso era caro. Vaya, fue un alivio cuando finalmente compré un auto en San Diego para no tener que usar transporte público.

Y ni les platico del transporte público en Mexicali, donde lo usé para ir a la escuela cuando chamaco, porque es también una desgracia.

En cambio, nunca he tenido problemas con el Metrobús en la Ciudad de México. Salvo las veces en las que se satura por algún evento cerca de las estaciones, o por una inundación del Metro, el Metrobús es rápido y eficiente. Gracias al transporte público en el DF no extraño manejar ni me dan ganas (y la verdad, ni quiero).

¿Cómo me voy a quejar entonces, como izquierdista, de una obra que incentiva el uso del transporte público -el cual, como dije, me parece democrático- simplemente porque es de paga para los automovilistas pero al resto de la gente no le cuesta un peso?

"Es que no todos los automovilistas lo pueden pagar", seguramente me dirán algunos. ¿Y no pueden usar transporte público?, será mi respuesta.

"Pero es que no es justo que sólo puedan usarla los pocos que la pueden pagar", me dirán otros. ¿Y cómo va a ser injusto si los que no pueden pagar la cuota no pagan nada de todos modos? Y si usaran transporte público usarían la obra sin pagar.

"Es que no lo pagan privados; se paga con un crédito de Banobras que pagamos todos", dirán algunos en el caso de la Supervía. Mmm... los crédito de Banobras son eso: Créditos. Es decir, préstamos. Los tienen que pagar, y con intereses, los que los solicitan. Así que no es como si el gobierno estuviera pagando, sino que la empresa pide un préstamo y lo tiene que pagar de regreso al erario.

Por cierto que los segundos pisos se construyeron por medio de Banobras, pero el pago realmente lo hizo el GDF.

Creo que como izquierda, particularmente en el DF, debemos considerar esto, ya que la defensa de la Ciudad de México será nuestra carta más fuerte para buscar un gobierno de izquierda en todo el país.

6 comments:

  1. Todo se ve segun el cristal con que se mire.
    Claro que no se debe cobrar ahora resulta que manipulan y obligan a la gente de a pie, muchos han ahorrado con mucho trabajo y se han hecho de un coche por mejorar,comodidad y hacer menos tiempo, ahora por economía ya no van a poder hacerlo y que le hagan como puedan pero que importa los fregados son ellos.
    Cuando se quiere promover o justificar algo siempre se encontrarán argumentos a favor aunque se den tantas vueltas y vueltas por eso estamos como estamos siempre se justifican las ideotas, tranzas y negociasos privados que afectan a los mas fregados

    ReplyDelete
  2. Que puedo decir, muchos compran carros para ellos solos o sus familias, cuantos nos hemos quejado de trafico pero,¿que hacemos? compramos mas carros, en la mañana utilizo transporte publico y veo los carros privados y veo que solo llevan a una persona como maximo 2.
    Yo apoyo esto el hacer mas lineas de metrobus y utilizar mas el transporte publico es mejor para todos tanto en tiempo como en dinero; no tiene mucho que en periferico quitaron a todos los peseros y metieron camiones de tarifa unica, muchos estaban enojados pero era por que no les gusta caminar y estos camiones tienen paradas establecidas ya, y en lo personal es mas rapido el viaje, auqnue claro en las mañanas van super atascados.
    Si por el metro que es un transporte bueno como se pusieron cuando hicieron la linea 12, ahora que la terminen y la usen diran: deberian de hacer mas lineas del metro pero no deberian de hacer trafico cuando las hagan ¿no creen que es algo ilogico?

    ReplyDelete
  3. Valdría la pena conocer la cuota, para poder ejercer una critica más certera.

    ReplyDelete
  4. Sr. Víctor Hernández. Tus argumentos son válidos, desde esa perspectiva hay buenas razones. sin embargo al haber un modelo económico mixto, es decir participación de capital estatal e iniciativa privada, no por eso significa que las vías de comunicación por el simple argumento de ser creadas por la vía privada, pasen a ser propiedad de los creadores "ojo" la concesión es el disfraz. Es absurdo. La premisa para un crecimiento económico es abrir nuevas vías de comunicación que benefician a las dos partes, tanto al sector estatal, como al sector privado, y en consecuencia el sector social. ¿Sí el beneficio es para todos, no todos, incluyendo al sector social, tendrían que participar en la apertura de nuevas vías de comunicación sin atribuirse una concesión que viene disfrazada de beneficios?. Y no es que no haya beneficios, el problema es que sigue siendo un modelo neoliberal disfrazado de una preocupación social, que a largo plazo afectara severamente. Lo que tendrían que hacer todos los gobiernos, es legislar, para que la iniciativa privada participe de manera obligatoria en la creación de vías de comunicación, sin atribuirse una concesión, obviamente el sector social y estatal tendrían que poner su grano de arena. Las empresas privadas pagan menos impuestos que los trabajadores, por tanto tienen que hacer una aportación mayor. No puede ser posible que abran vías de comunicación y le pongan una mascara social, le pregunto Sr. Hernández. ¿Quién, aparte del sector social, utiliza las vías de comunicación para mover grandes cantidades de bienes y servicios, acaso no son las empresas privadas? ¿No le parece que nosotros, vasta con los impuestos que pagamos? y Quienes son los automovilistas? La mayoría es de clase media hacia bajo ¿Acaso, ellos tampoco pagan impuestos? En última instancia, la que sale ganando es la empresa privada, ya que se le otorga una concesión para ganar más dinero por esa vía de comunicación, como si nos estuviera haciendo el favor, cuando es parte de la obligación social, ya que somos los consumidores, los que terminan pagando todo, y los mismos que enriquecen a los de arriba.

    ReplyDelete
  5. Voy a comentar aquí porque Vícor Hernández sólo publica en su blog comentarios de sus amigos:

    ¿De verdad la construyó la IP? ¿Cómo, es que entonces el Gobierno del DF no puso ni un peso para construirla? Pues eso no es para orgullecerse, sino todo lo contrario. Igualmente en los países en los que la electricidad es ofrecida por privados ellos construyen las plantas, ¿y? el hecho es que los recursos estratégicos y los medios de satisfacer necesitades son entregados a la especulación y los cálculos personales de ganancias monetarias (de compañías extranjeras, por lo demás).

    ¿Y esto querría decir, entonces que cualquier particular que pueda construir algo tendrá a su disposición el espacio público de la ciudad para conseguir sus ganancias sin ninguna consideración de la ecología ni de los pobladores?

    ¿El dinero de las expropiaciones también lo puso la IP?, ¿y la dignidad y la vida de las personas despojadas de su patrimonio, y los daños ecológicos irreparables, y todos los que no tienen para o no quieren darle su dinero a una compañía de lucro privado? La derecha está (y estará el próximo sexenio) en el GDF.

    Últimamente en el Blog de izquierda han estado muy ocupados “rebatiendo” cualquier mal pensamiento sobre Ebrard; lo mismísimos argumentos aquí dados vadrían para decir lo mismo de Peña Nieto (él se la pasó concesionando y “construyendo” autopistas privadas, incluyendo el circuito exterior mexiquense). En todo caso, la actitud de Ebrard hacia los empresarios no debería ser “gracias estamos a sus pies”, sino “ya que estás usando espacio público del DF para hacer negocio, ¿cuánto vas a pagar?”. Qué simplistas los argumentos, y qué manera de vivir el transporte público en el DF, se ve que no lo usa mucho. En primera, el metrobús tiene un alcance muy limitado casi todo es en peseros y en segunda las líneas del metrobús, la uno especialmente, casi siempre están muy llenas. Ebrard no es de izquierda y nunca la apoyaré como candidato, ¿o ya se olvidó sus maniobras de ambición y traición al hacer alianzas con los panistas, hasta en el mismi edomex? Ya verán poco falta para que él o sus testaferros en las cámaras empiecen a negociar con Peña Nieto.

    ReplyDelete
  6. alfonso y marlon, el punto de vista de Víctor es realmente acertado y aceptable, pero los suyos no los comparto, aunque tienen razón hasta cierto punto, pero no los comparto principalemente por:
    -si la obra la hizo un particular en espacio público para hacer negocio tendrá que pagar sus respectivos impuestos (si evade al fisco o no eso es otro boleto)
    -El particular está corriendo un riesgo desde el momento que hace un préstamo o invierte su propio dinero, ya que puede que los ingresos no sean los que haya calculado si los ciudadanos deciden no utilizar esa vía, lo que lo llevaría a una posible quiebra.
    -Si no quieres pagar por utilizarla, usa transporte público y te ahorras el desgaste de tu vehículo y te ahorras la gasolina y así contribuyes a no gastar los energéticos que ya están por agotarse. (te has puesto a pensar de donde abtendrá ingresos México y de donde obtendrás gasolina para tu vehículo para ir a pasear cuando se agote el petróleo)
    Yo no estoy de acuerdo en las vías consecionadas y de cuota, pero si son en los términos que describe Víctor, estoy totalmente de acuerdo, creo que es un buen negocio para el estado.

    ReplyDelete