2012/08/28

Propietario del Royale, impunemente gozando la vida en Miami mientras familiares de las víctimas claman justicia

Raúl Rocha Cantú, operador y propietario del trágico Casino Royale , se busca.  
POR HUGO GUTIÉRREZ / Reporte ÍNDIGO - Lunes 27 de agosto de 2012

Desde abril hay una orden de aprehensión contra el operador y propietario del trágico Casino Royale, pero Raúl Rocha Cantú continúa con su lujosa vida en Miami, Florida.

Sigue sin responder a muchas preguntas de la autoridad, pero sobre todo sin contestar a la sociedad y a los deudos de las 52 víctimas inocentes que perdieron la vida en esa casa de apuestas el 25 de agosto de 2011.

Quizás para Rocha Cantú también hubo una gran pérdida, pero sólo material. Y no lo suficiente para afetcar su estilo de vida.

Además, hay una hecho irrefutable: si estaba enterado de que en cualquier momento podían atacar su negocio, entonces por qué permitió que sus clientes acudieran al lugar como víctimas potenciales que no sabían lo que estaba ocurriendo.

Por los hechos, es muy posible que para Rocha Cantú el dinero, el negocio, fue más importante que el riesgo de personas inocentes que nada tenían que ver con la amenaza del crimen organizado.

Documentos en poder de Reporte Indigo muestran que el propietario del Royale continúa con su vida de negocios desde Miami, donde es parte de al menos tres compañías y tiene cuatro domicilios.

Desde torres de lujosos condominios, el propietario de casinos parece no haber resentido económicamente el incendio del Royale, mientras las familias de las 52 víctimas todavía claman por justicia.
Raúl Rocha Cantú, manager y socio de Royale International, LCC, con sede en 325 South, de Biscayne Boulevard, LPH-26, en Miami, Florida  
Rocha Cantú aparece como manager y socio de Royale International, LCC, con sede en 325 South, de Biscayne Boulevard, LPH-26, en Miami, Florida.

Es una gran torre de departamentos y oficinas que se ubica en el centro de Miami, justo en donde desemboca en el mar uno de los ríos que cruzan parte de la ciudad.

Es justamente esa dirección donde presuntamente acudió un fiscal de la PGR para recibir la declaración de Rocha Cantú en septiembre de 2011, averiguación en su contra que llegó a una orden de aprehensión que sigue sin ejecutarse.

La compañía Royale International, LCC, fue registrada en el 29 de junio de 2010, un año antes del atentado a la casa de apuestas por parte de una célula de Los Zetas.

Según el objeto de la empresa, ésta puede dedicarse a un sinnúmero de actividades, aunque tiene una marcada tendencia hacia las bienes raíces, característica que muestra la bonanza de un hombre que dejó a sus clientes a su suerte.

El espacio del casinero no es precisamente una oficina, sino un lujoso condominio en la Torre West del complejo One Miami, sobre el Biscayne Boulevard en el distrito de negocio de Brickel.

Desde ese departamento despacha como Royale International y se trata de un espacio de 130 metros cuadrados con un costo cercano a los 500 mil dólares.

Los precios por los espacios en esa torre van desde los 200 mil dólares, hasta 1.5 millones de dólares.

Pero no es el único domicilio donde aparece Rocha Cantú como manager y socio de empresas.

Su agente en esa ciudad es el abogado Lance A. Geller, que tiene su dirección en el 1680 de Michigan Ave., también en el centro de Miami.

Misma dirección que tiene Rocha Cantú en otra compañía denominada Turin Group, LCC.

Empresa en la que el propietario del Royale aparece como manager y socio.

Y hay un tercer domicilio con otra razón social de Rocha Cantú en esa ciudad del sureste estadounidense.

Se trata de Royale Yacht, LCC, donde el casinero también es manager y socio y que tiene la dirección de 1031 N. Venetian Drive, en Miami Beach, Florida.

Un cuarto domicilio es el de 1000 Brickell Ave., Suite 400.

De tal manera que el desastre económico no es precisamente lo que Rocha Cantú padece luego del incendio que destruyó el Royale.

Realmente el propietario de casinos lleva una vida de lujo en Miami.

Y es que además del Royale y de estas tres razones sociales en Florida, las casas de apuestas Montecarlo, en Mazatlán, y Play Win Casino, en Los Cabos, son negocios que la misma Secretaría de Gobernación ha vinculado con Rocha Cantú.

Estos establecimientos fueron clausurados por Gobernación en noviembre de 2011, sin embargo, después fueron reabiertos.

También lo ligan al casino Fantastic, que operaba en el municipio de Escobedo, y El Riviera en el municipio de Guadalupe.

Los dos fueron clausurados este año por Gobernación, ya que no contaban con permisos.

Hay que recordar el Casino Royale operaba realmente sin autorización.

Aunque abrió sus puertas gracias a una autorización de Atracciones y Emociones Vallarta, ese mismo permiso fue utilizado por ésta empresa de Ramón Madero para operar otro casino en la avenida Enrique C. Livas, en la colonia Vista Hermosa.

Porque hay decenas de autorizaciones que Gobernación otorgó a una sola persona física o moral, y que luego ese beneficiario lucra a diestra y siniestra arrendando esos permisos a un operador como Rocha Cantú.

Es el caso del Royale, donde hay dos empresas que hicieron una negociación de prestación de servicios. La que regenteó el permiso quiso desligarse de la operadora luego del atentado.

El permiso es de Atracciones y Emociones Vallarta, de los primos en cuarto grado del ex alcalde panista Adalberto Madero.

Y claro que esa compañía también es responsable, porque hizo un contrato para regentear el permiso que le reactivó Gobernación.

El consejo de administración de Atracciones y Emociones Vallarta está conformado por Rodrigo Madero Covarrubias, José Francisco Madero Dávila y Ramón Agustín Madero Dávila.

Por ello esa compañía también comparte responsabilidad en la tragedia, junto con la operadora de Rocha Cantú que es CYMSA Corporation S.A. de C.V.

Pero la autoridad, estatal o federal, no lleva ningún seguimiento a estas empresas ni al propio Rocha Cantú, que presumiblemente es culpable de homicidio culposo por haber permitido el riesgo de su clientela.

A la muerte por intoxicación o quemaduras, luego de que el grupo que había amenazado al casinero cumplió sus advertencias.

Una prueba contundente de que el operador del Royale sabía que el ataque podía ocurrir en cualquier momento es que las puertas del lugar estaban atrancadas y que los militares encontraron armas en lugar.

Fusiles de francotirador para defender desde el techo del Royale el ataque de Los Zetas, incluso hay una fotografía que Reporte Indigo captó el día del incendio, cuando un soldado sale desde el techo con el fusil.


Según información extraoficial, Rocha Cantú junto con los operadores del centro de apuestas Hollywood, al cual también habían amenazado, crearon un grupo armado de reacción al margen de la ley.

El objetivo de esa célula era defender a las dos casas de juegos de azar de la embestida del crimen organizado.

Pero ni eso detuvo la tragedia.

Y Rocha Cantú continúa con su vida de lujo en Miami, como si nada hubiera ocurrido.

Esta nota fue originalmente publicada en Reporte Indigo:



2 comments:

  1. Alguien podria hacer una lista de la peor basura humana de México. Nombre y por qué... gracias jaja ya que conozco a un conocido que conoce un conocido que es sicario, solo falta hacer una coperacha y ya jajaja

    ReplyDelete
  2. Por dios otra vez este tipo de notas,
    ayudando al delincuente que querian decir con esta nota ?
    que todos los negocios les tienen que pagar piso a los Zetas ?

    Este hombre debe estar en la carcel pero vamos, esta nota es patetica, el punto importante es las autoridades donde estan ? por que no estan haciendo su trabajo ?

    ReplyDelete