2012/08/22

Violencia: la derrota de un sexenio moribundo




En las tres últimas semanas, México ha vivido un rebrote de la violencia derivada del crimen organizado. En los últimos 20 días se han sumado centenares de muertes por todo el país a la cifra roja derivada de la guerra contra el narco de Felipe Calderón Hinojosa.
Ciudades que no habían sido escenarios de balaceras, persecuciones y ejecuciones ya han sido tocadas por esos grupos criminales que, pese a las cifras alegres del gobierno federal, siguen alimentándose por la impunidad.
Ayer, empresarios, ONG’s y hasta el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) alertaron sobre el aumento de la violencia y sus negativas consecuencias sociales y económicas para el país.

A escasos tres meses de abandonar Los Pinos, el presidente Calderón Hinojosa y su estrategia armada contra el crimen simbolizan el fracaso. Nada de lo que ofreció el 11 de diciembre de 2006 –el día que sacó al Ejército de los cuárteles para combatir al narco en Michoacán– se ha cumplido y, en cambio, provocó que los grupos del crimen organizado se reprodujeran y sentaran sus reales en la mayoría de los estados del país.
Basta revisar que a principios de la administración de Calderón, en México operaban siete agrupaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas: Sinaloa, Juárez, Tijuana, Golfo, Colima, Milenio y Oaxaca.
En 2007, autoridades de Estados Unidos informaron que tenían el registro de 30 cárteles, pero la Procuraduría General de la República lo negó. Dijo que eran sólo siete y 130 pequeñas células.
Hace apenas un año, el jefe del Ejecutivo federal aseguró que solamente existían 11 grupos delictivos.
Ahora, tras la captura de algunos líderes, las disputas internas y la lucha por el territorio, han surgido nuevas ramas y se han extendido en todo el territorio y, por lo menos, la prensa y organismos nacionales e internacionales tienen detectados a 25 cárteles del crimen organizado operando en el país.
Por eso no es gratuita la ola de violencia que se vive en estos días y que, por desgracia, se mantendrá hasta el final del sexenio calderonista, heredando a la próxima administración un problema mayúsculo.
Sólo durante el fin de semana pasado dejó, al menos, 40 personas víctimas de distintos actos de violencia en varios estados de la República Mexicana.
Mientras que ayer, lunes 20 de agosto, en Michoacán, cayeron asesinados dos periodistas, con lo que la cifra de comunicadores muertos con violencia en el sexenio de Calderón se elevó a 74.
Además, en Monterrey, Nuevo León, hombres armados irrumpieron en un centro nocturno, donde asesinaron a dos personas e hirieron a dos más, mientras que en Cadereyta de Jiménez fue ultimado otro sujeto.
Por si fuera poco, en Parral, Chihuahua, un grupo de hombres armados ejecutó a cuatro personas que se encontraban comiendo en una pizzería. También se informó que el municipio de Guadalupe y Calvo, localizado en Chihuahua, se quedó sin personal de seguridad pública, luego de que integrantes del crimen organizado los amenazaran de muerte; ahora, se habla de que son 200 los sicarios que tienen tomado el control de esa región.
Una lista similar de asesinatos, e incluso más grande, se ha detallado día con día en este periódico digital desde finales de julio.
Los cientos de muertos en las últimas semanas confirman lo que muchos dijeron desde el inicio de esta estrategia fallida, tomada unilateralmente desde Los Pinos: las autoridades federales quedaron rebasadas frente a un enemigo que no conocían y que no supieron enfrentar.
Urge que el próximo gobierno tenga como prioridad central el rediseño de la lucha contra el crimen y desechar las formas y el fondo en cómo Calderón concibió esta equivoca guerra.

2 comments:

  1. pues es verdad que la violencia a tocado muchas zonas que jamas se habian sucitado estos acontesimientos, pero lo que muchos no saben que hay municipios como el mio que la delicncuencia a rebasado poco a poco a las autoridades, que al parecer ya son parte de la delincuencia organizadas.
    nuestro pan de cada dia va de ... robo de llantas, asalto a transeuntes, venta de droga a toda hora y en lugares publicos, atraco a negocios de todos tamaños, estorcion y pago de cuotas... etc etc. aqui goberno toda la vida el PRD y asi nos va, que nos espera ahora que gano los comicios el PRI. lastima Chicoloapan era un lugar tranquilo para vivir.

    ReplyDelete
  2. creo que no hay veraderamente algo que se pueda hacer diferente, excepto dejarles operar impunemente, es lo que plantean y prometen estos grupos, a cambio de que haya paz, sin embargo, eso solo les hara incrementar su poder y recurrir a las armas algo no les convenga, ¿que es lo que hara el proximo gobierno? si corremos con suerte nos invadira EUA para liberarnos del narco, o terminaremos como colombia

    ReplyDelete