2012/09/04

El docenio perdido



Felipe Calderón prepara su despedida sin pena ni gloria de la silla presidencial mexicana. Dentro de unos cinco meses pasará a la larga lista de mandatarios cuyos balances de gobierno han sido bastante decepcionantes. En este docenio que ha gobernado el derechista PAN ( acrónimo de partido acción nacional) no ha podido solucionar la crisis económica, social, política y moral que vive el país. Los dinosaurios del PRI ( acrónimo de partido revolucionario institucional) regresan luego de unas cortas y agradables vacaciones para ocupar la presidencia que la han considerado parte de su propiedad.

Atrás quedaron esos días, con el advenimiento del nuevo milenio, cuando millones de mexicanos celebraban con estruendo en el Zócalo la salida del viejo oden que había monopolizado la política mexicana durante más de 70 años. Vicente Fox, candidato vencedor del PAN, era la esperanza de los ciudadanos hartos de la prolongada “dictadura perfecta” enmarcada por el nobel literario Mario Vargas Llosa. Pero pronto se decepcionaron de su nuevo presidente. En su sexenio: la corrupción, los irresueltos problemas socio-económicos, su ineptitud, la escandalosa fuga del narcotraficante Joaquín”El Chapo” Guzmán de una prisión de máxima seguridad y la influencia negativa de su esposa Marta Sagún, que lo hacía parecer junto a ella como una marioneta, hicieron mella en su gestión...lo peor estaba por suceder.


A mediados del 2006, México vivía una álgida campaña electoral entre el candidato del izquierdista PRD (partido de la revolución democrática) y el aspirante del grupo político del mandatario saliente: Felipe Calderón Hinosjosa. Este último representaba los intereses de las transnacionales, del oligopolio mediático Teve-Azteca y Televisa y los gremios empresariales (ejm Cemex, Banamex, Telmex y Bimbo). Los poderes fácticos decidieron que debía ganar por encima de todas las cosas. Los medios controlados por estos, demonizaron a Obrador diciendo que era un peligro para la sociedad...bueno para sus intereses. Los resultados dejaron serias dudas en la imparcialidad del sufragio. El IFE (instituto de fraude electoral) avaló este latrocinio como siempre lo ha hecho.

El 1 de diciembre de 2006, se consumó esta farsa institucional que no se había visto desde los tiermpo de Benito Juarez en que Felipe Calderón juramentaba como presidente ante los aplausos de la clase empresarial y los abucheos de los sectores populares. Al mismo tiempo decretaba la medida más nefasta que marcaría su gobierno: el ejército combatiría contra los cárteles de la droga, una misión ridícula en sentido estratégico. La finalidad de este decreto no era combatir al narcotráfico (bueno de los carteles rivales de los narco amigos del gobierno), sino para amedrentar al pueblo e instaurar con mayor facilidad un estado policial que no se había conocido desde los oscuros días de los gobiernos de corte pretoriano de Gustavo Diaz Ordaz y Luís Echevarría.


Unos meses antes, en un pueblo llamado Atenco del estado de México. La represión desmedida de una huelga de maestros por parte del futuro presidente electo Enrique Peña Nieto, que pertenece al PRI, demostrando una vez más que las balas que resonaron en Tlatelolco y en el "Halconazo" se escuchaban con más fuerza que nunca. Mostrando que los velociraptors atacaban con furia a quien cuestionara su manera de actuar. Sería un preludio de lo que sucedería en el sexenio.


La entrada de los militares en tareas de seguridad, hizo que la violencia se incrementara de forma exponencial. También el poder corruptor del narco hizo que se infiltrara con mayor escala en la policía y fuerzas armadas. Las decapitaciones, narco mantas, los narcocorridos, narcobloqueos, masacres, levantones (secuestros), narcofosas, balaceras y granadazos empezaron a formar parte de la vida cotidiana de los mexicanos se estima que han muerto unos 60 000 personas.  




En el entorno del gobernante, tampoco andaba bien las cosas. La extraña y sospechosa muerte en un accidente aéreo de Juan Camilo Mouriño, secretario de gobernación (equivalente a premier) el 4 de noviembre de 2008, día en que Obama ganaba las elecciones en EEUU. Reveló una trama de corrupción en que la familia del fallecido había obtenido una gran fortuna gracias al tráfico de influencias ejercido. Además se dice que pactó con el narco por la administración de una plaza importante, otra de las posibles razones de su deceso. Tres años después otro funcionario importante llamado José Blake fallecería en misteriosas circunstancias cuando su helicóptero se estrelló. La muerte de personajes allegados a poder es prácticamente una cosa frecuente, para el sistema son meros peones que hay que sacrificar para salvar sus intereses.  


El 5 de junio de 2009, mientras Perú se desangraba brutalmente por el “Baguazo”, un incendio de una guardería ocurrido en la ciudad de Hermosillo terminó con la vida de 49 infantes y dejo 120 heridos. Esto se hubiera quedado como una simple tragedia pero cuando la empresa que administraba los nidos su propietaria era la prima de la primera dama. Lo cual desprestigió al gobierno al no escuchar los clamores de la justicia por tamaña negligencia, estaba en el ojo de la tormenta la empresa Cemex, que había obtenido contratos irregulares en la construcción de los nidos.


Los años restantes de su mandato, fueron los más tristes y patéticos que se puede decir. Empeorados con los rumores de un supuesto alcoholismo del presidente. La violencia de los narcos rebasaba al gobierno, el Chapo Guzmán y otros magnates de conciencias menos escrupulosas (ejm Slims, Azcárraga, Hernandez, Salinas Pliego etc) estaban la lista de los más ricos según la revista Forbes. Mientras la mitad de la población mexicana pasaba hambre y carecía de algún tipo de humanidad digna. México se ha convertido en una plutocracia tan despiadada como la de su vecino del norte. Para empeorar la sitiación por si ya deprimente, la televisión idiotizaba a las personas con pinches telenovelas que son peor que la cocaina que transportan a gringolandia, para evadirse de su miserable realidad.

Ya estamos en el 2012 yel panoramo es desolador con el regreso del PRI reinventado en Enrique Peña Nieto un producto de Televisa, cuyos únicos méritos es ser guapo y estar casado convenientemente con una actriz de telenovela apodado “La Gaviota”. Sus antecedentes de llevar a la bancarrota al estado de México cuando era gobernador, sus colaboradores acusados de narcotráfico y corrupción menos aún su disfuncional familia bonita: hijos ilegítimos, la muerte extraña de su anterior esposa y su frívola hija (clon de Selena Gómez) que desdeñaba a la prole diciéndole que era una tira de pendejos envidiosos. Su enorme vacio cultural e intelectual ( no pudo citar tres libros en la feria del libro en Guadalajara)...no le impidieron ganar las elecciones con una coyuntura excesivamente favorable. Los poderes fácticos como siempre impusieron a su “gallo”.

Me da pena la situación de nuestro hermano país que tanto admiro y quiero por tantas cosas. Pero esto es la máxima degradación que vive la nación azteca. Comporto el sentimiento, la rabia y frustración de como todo está yéndose a la “chingada”. La política de telenovela es equivalente a la brutal conquista que hizo Cortez contra los aztecas, pero multiplicado por 200. El sexenio abre una nueva era en que la patria de Morelos se sumerge en las tinieblas. Como dijo Porfirio Diaz, presidente experto en las reeleciones indefinidas, “La democracia en México es un cuento”.



Solo una revolución puede salvar a esta “tierra tan lejana de Dios pero cercana a EEUU” del infierno creado por esta élite cruel y codiciosa, sostenida por el desequilibrado Tío Sam que está bajo los efectos alucinógenos de las drogas que su vecino disfuncional le vende. Los mexicanos son los únicos que pueden salvar a su patria de la catástrofe y hacerlo un sitio digno comoproclamaba el prócer de la independencia Hidalgo: “ Viva la independencia, Viva la América, Muera el mal gobierno" esta frase resuena con fuerza para acabar con esta lacra que destruye su amada patria.

1 comment:

  1. Ragna!!! Te luciste!!!!! Viva la Independencia! Muera el mal gobierno!!!

    ReplyDelete