2012/09/02

¡FRAUDE ELECTORAL Y REVOLUCIÓN INMINENTE EN MÉXICO¡



Quizá el titulo le parezca a más de uno un poco exagerado, pero esta es la situación que se percibe en estos momentos a principios de septiembre del 2,012 en México y quiero decirlo sin tapujos para que lo sepan mas allá de las fronteras de nuestro país.  

Quisiera iniciar este articulo planteando una pregunta estimado lector,  ¿Podría usted dormir tranquilamente sabiendo que con su conducta ha contribuido o contribuye directa o indirectamente a la muerte de varias personas?

Lo que se esperaría es una respuesta negativa, porque si se diera el caso de que alguien llegase a responder en forma positiva, esto reflejaría una ausencia de valores solidarios, de empatía e indiferencia social, que rayaría en la descripción de un caso psicopatológico. 

Se parte de la premisa de que todo ser humano es capaz de experimentar emociones y sentimientos que determinan su comportamiento en su interacción social. Lo esperado en personas que vivimos en sociedad es que su conducta refleje y se guíe por una empatía y solidaridad social basada en una escala de valores en las que debería estar en primer lugar el respeto a la vida misma y la de los demás.


México atraviesa en estos momentos por una seria crisis política, exacerbada por la forma en que se están manejando los resultados oficiales de las elecciones presidenciales del pasado 1ro. de julio. Esta crisis política  se suma a la crisis económica prolongada que hemos venido padeciendo desde hace años y que tiene sumida en la miseria y en la pobreza a millones de personas y que ha ocasionado la muerte de miles de mexicanos por desnutrición, falta de atención medica y problemas de salud que bien pudieron haberse evitado.

Si analizamos la historia reciente podemos ver que las últimas elecciones en México se han caracterizado por una enorme corrupción, el derroche de recursos, la impunidad y sobre todo el engaño a la población mexicana. 

Recordemos el fraude que le arrebató el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas, en 1988 y que permitió que Carlos Salinas (el hasta antes de Felipe Calderón, presidente mas repudiado en la historia de México) asumiera la presidencia después de la inolvidable caída del sistema de computo. 

Seguimos con el cuestionable triunfo de Ernesto Zedillo después del asesinato de Luis Donaldo Colosio, asumiendo el poder el primero en un marco de sangre y luto. Más adelante tomo la presidencia Vicente Fox derrotando al PRI, con lo cual el PAN tuvo la oportunidad histórica de terminar con la corrupción e impunidad que denuncio el propio Fox en su campaña electoral. Podría decirse que Vicente Fox no hizo fraude para ganar la presidencia, ya que el  pueblo mexicano dio un voto de castigo al PRI, pero si defraudó durante seis años al pueblo de México al actuar como gato pardo, cambiando todo para que todo siguiera igual, permitiendo que no solo permaneciera la corrupción e impunidad que caracterizó a los regímenes priistas, sino que se incrementaron ambas en forma escandalosa. Tan solo recordemos el papel que jugó Martha Sahagún  de Fox como la presidenta detrás del trono.

Nuevamente en el 2,006 vimos con rabia e impotencia que Vicente Fox, Felipe Calderón y secuaces, actuando como viles ladones le robaron el triunfo electoral a Andrés Manuel López Obrador, con lo cual nos condenaron a seis años mas de corrupción, impunidad y violencia sin precedente alguno.

Hoy quieren repetir la historia, en esta ocasión Felipe Calderón y Vicente Fox se unen descaradamente al PRI, para imponer a Enrique Peña Nieto como el triunfador en la gesta electoral, pero lo que no toman en cuenta es que en estas elecciones la juventud tuvo un papel participativo que no se había visto en otras elecciones.

Las instituciones que son responsables de garantizar la democracia, justicia e igualdad, han desaprovechado por su lado  la oportunidad de legitimarse ante la sociedad mexicana, ya que han cedido a la corrupción al prestarse a la imposición de Peña Nieto y fortaleciendo con ello la impunidad que se observó en las pasadas elecciones presidenciales.

La oportunidad de realizar un cambio social real en México que permitiera erradicar la corrupción y la impunidad, se echó por la borda al legitimar el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) los resultados de una elección viciada de origen. Con esta acción ignoran una realidad en la que una inmensa mayoría de la población mexicana expresó un enorme repudio social a la figura de Enrique Peña Nieto. Con tecnicismos legaloides niegan la validez de las pruebas presentadas para invalidar las elecciones, cuando las mismas eran suficientes como para que un ciego reconociera la inequidad de las elecciones.

Actuando como funcionarios del consenso, como técnicos del saber práctico, en los términos planteados por Franco Basaglia (famoso psiquiatra italiano) en sus libros Los crímenes de la Paz y La institución negada,  ponen su aval como científicos técnicos, para legitimar un triunfo ilegitimo. Alegan tecnicismos para desconocer las evidencias presentadas que sustentan la acusación de fraude electoral. 

Basaglia dice que el sistema capitalista tiene un cumulo de contradicciones que acentúan la desigualdad social y que permiten predecir un estallido social al acentuarse las condiciones de miseria y pobreza en la mayoría de la población que conforma la sociedad. Para evitar este estallido social, el sistema delega parte de su poder a los técnicos del saber práctico para que avalen en su papel de científicos el status quo y este se mantenga sin cambio alguno. 

Estos funcionarios del consenso son entre otros, el psicólogo, el médico, el trabajador social y en nuestro caso, los abogados, quienes con sus planteamientos retóricos cargados de verborrea teórica, reducen la problemática social a nivel individual. Niegan las causas sociales que generan los grandes problemas sociales. 

Los abogados del TEPJF se intentaron lucir demostrando el manejo de una gran cantidad de tecnicismos al analizar las pruebas que sustentaban la solicitud de invalidez de las elecciones presidenciales, para terminar diciendo que no procedían ya que las pruebas no eran tales según los expertos, por lo que según ellos, Enrique Peña Nieto es el nuevo presidente de México y en consecuencia ya la entregaron la constancia.

Esto lo dijeron a la nación entera que pudo ver y oír los argumentos de cada magistrado (triste democracia mexicana que depende de un grupúsculo de siete delincuentes disfrazados de científicos de la ley para decidir quién es nuestro presidente), mientras que afuera una inmensa multitud (ignorada por los medios masivos de difusión, quienes siguen trabajando como lacayos de quienes quieren imponer a Peña Nieto), protestaba contra el fraude tirando las vallas que la policía coloco rodeando el edificio del TEPJF, al grito de “Si hay imposición, habrá revolución”.

El aparato en el poder utilizó sus cuerpos policiacos para cercar las instalaciones del TEPJF, para impedir el acceso a los manifestantes que acudieron a expresar su rechazo a los acuerdos de los integrantes de ese cuerpo judicial.

La pregunta que planteé al inicio de este artículo acerca de si se puede dormir sabiendo que con su conducta están contribuyendo a la muerte de decenas, cientos y quizá miles de personas, quisiera dirigirla en este contexto a todos los responsables de esta crisis política, es decir, a los integrantes del Instituto Federal Electoral (IFE), del  Tribunal Federal Electoral (TRIFE), del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y de paso a la cúpula del PRI, del PAN y del Gobierno Federal. 

Los integrantes de estas instituciones con su comportamiento han impedido un cambio social en nuestro país, que permitiera erradicar la corrupción e impunidad, que es la causa principal de la crisis económica y política en México. La mayoría de estos funcionarios perciben sueldos millonarios  que les permiten tener vidas llenas de lujos, alimentación  suficiente hasta hartarse, atención medica en el extranjero, etc. ¿Cómo pueden dormir tranquilos si están condenando a la muerte por hambre a miles de mexicanos y o otros muchos más los están empujando a la violencia social?

Esto viene a profundizar la crisis de las instituciones en nuestro país, de tal forma que después de su actuación, su credibilidad ha caído por los suelos, su autoridad moral ya no existe y su imagen a los ojos de millones  de mexicanos es la de unos viles ladrones que vendieron su reputación, sus carreras, su prestigio por unos cuantos pesos o privilegios.

¿Qué es lo que se espera después de esto? Por un lado, de tomar el poder Enrique Peña Nieto deberá pagar las facturas pendientes a quienes lo apoyaron contra viento y marea en su candidatura, de tal forma que favorecerá a intereses particulares y no al interés nacional. Mucho se especula que el narcotráfico ha estado detrás de su campaña, lo cual no se ha probado aun. 

Lo cierto es que promoverá leyes que aumentarán aun más la desigualdad social, en los terrenos de la salud, educación y laboral, en un país que ya tiene a dos terceras partes de la población viviendo en condiciones de pobreza extrema y en el cual existe un alto índice de desempleo.
Con ello aumentará el número de mexicanos que fallecen  por desnutrición, por enfermedades que podrían ser atendidas si el Estado Mexicano cumpliera su deber de garantizar el derecho a la salud de la población mexicana.

¿El pueblo mexicano soportará una vez mas que le roben sus esperanzas y sueños? ¿Aceptará que las nuevas generaciones sean condenadas a la desnutrición y pobreza? 

La paz social que estamos viviendo   descansa en el ejercicio de una serie de crímenes que se ejercen en su nombre. La normalidad social que esperan quienes tienen secuestrado a nuestro país, es la aceptación de más muertes por hambre, por desnutrición y por la violencia social. Quieren que aceptemos como normal que millones de mexicanos vivan en condiciones de pobreza y miseria, al mismo tiempo unos cuantos ciudadanos mexicanos pertenecen a la lista de los hombres más ricos del mundo. La cúpula en el poder espera que aceptemos esta nueva agresión a nombre de que ya lo hemos hecho en el pasado, dada la estoicidad del pueblo mexicano. 

Es aquí donde se equivocan, el fraude encontrará como respuesta una revolución, que ya comenzó en los hechos en la campaña electoral con el inicio de una revolución cultural que surgió para no aceptar la imposición de Enrique Peña Nieto.

Esta revolución continuará cambiando nuestra forma de pensar y actuar, uniformará nuestros sentimientos de indignación para dejar a un lado el sentimiento de impotencia y reconocer que si se puede hacer algo todavía. Aquí es cuando debemos tomar en cuenta que el cambio social debe partir paralelamente con el cambio individual, debemos pasar de una actitud individualista, egoísta y nada solidaria, a una actitud que se caracterice por una solidaridad social. Brindemos nuestro apoyo al desposeído, al excluido, al que no se le deja escuchar su voz, ya que si reflexionamos un momento, nos daremos cuenta de que millones de mexicanos hemos sido desposeídos, excluidos y no se deja escuchar nuestra voz en estos momentos y es de esperar que esto dure otros seis años si permitimos la imposición. Lo que nos une en estos momentos es nuestro deseo de que se haga justicia en nuestro país, de que exista una real democracia, de que haya mayor libertad.

Por esto mismo, nos encontramos en  el momento de demostrar que hemos aprendido nuevos comportamientos. Si una amplia población no acepta a Peña Nieto, se presenta la necesidad de  organizarnos para desconocerlo a nivel nacional. Una forma de hacerlo es manifestar nuestro repudio a las instituciones y personajes que se prestaron a este fraude. Recordemos que vivimos en la sociedad de consumo y que las personas responsables de apoyar la imposición de Peña Nieto, poseen empresas que prestan un servicio u ofrecen un producto que tenemos libertad de consumir o no.

Dentro de las empresas privadas podemos mencionar a Soriana, TelCel, Sanborn´s, etc. Estas empresas viven de generar utilidades, estas ganancias se verán reducidas si organizamos un boicot para que la mayoría de la población no consuma sus productos o servicios. Con acciones de este tipo demostraremos el poder social que tenemos los mexicanos. El poder de los consumidores cuando están organizados se ha demostrado en varias partes del mundo y han obligado a grandes empresas a ceder a las peticiones de sus clientes. 

Por otro lado, debemos realizar reuniones con los trabajadores y empleados adscritos a sindicatos y a los miembros de organizaciones sociales democráticas para discutir acciones que permitan fortalecer la lucha contra la imposición.

Todo individuo es importante en este tipo de manifestaciones, pero las organizaciones que ya existen y que tienen historial de lucha por la democracia, deben participar en esta etapa de inconformidad. La meta es realizar un paro nacional de labores indefinido, organizado por todas las organizaciones que estén en contra de la imposición. Paralizar escuelas, universidades, fábricas, dependencias de gobierno, comercios, etc. ¿Organizar y realizar todo esto es un precio alto para defender nuestra dignidad y libertad como mexicanos y seres humanos? ¿Acaso lo que esperan es que se tomen las armas y se pase de una lucha pacífica a una revolución violenta? La violencia no es la solución, ya tenemos suficiente con la violencia del estado mexicano  en su lucha contra las drogas en la que van más de 80,000 muertos. No pongamos mas mártires ni demos motivos para la represión policial o militar. La lucha debe ser pacifica ya que tomara tiempo, pero tengamos presente que la razón y la dignidad están de nuestro lado.

Oscar Yescas Domínguez

4 comments:

  1. Los palacios municipales de Xalapa y del puerto Veracruz se encuetran tomados por el frente
    http://www.alcalorpolitico.com/galerias/base.php?idgaleria=5962
    http://www.facebook.com/photo.php?fbid=377637728976171&set=a.232010090205603.54749.231935503546395&type=1&theater

    Veracruz, Xalapa y Boca Del Rio, 3 palacios tomados.
    DIFUNDÁNLO!!!!!!!!

    ReplyDelete
  2. Los palacios municipales de Xalapa y del puerto Veracruz se encuetran tomados por el frente
    http://www.alcalorpolitico.com/galerias/base.php?idgaleria=5962
    http://www.facebook.com/photo.php?fbid=377637728976171&set=a.232010090205603.54749.231935503546395&type=1&theater

    Veracruz, Xalapa y Boca Del Rio, 3 palacios tomados.
    DIFUNDÁNLO!!!!!!!!

    ReplyDelete
  3. Veracruz poniendo el ejemplo. Un gran gusto y orgullo de verdaderos mexicanos valientes, porque ya sabemos que veracruz es PRIista y tiene de gobierno a un tipo de lo peor...

    ReplyDelete
  4. "Aquí es cuando debemos tomar en cuenta que el cambio social debe partir paralelamente con el cambio individual, debemos pasar de una actitud individualista, egoísta y nada solidaria, a una actitud que se caracterice por una solidaridad social." Esas son presisamente las palabras para un cambio verdadero: hechar el egoismo a un lado y trabajar por el bien comun. Mientras no lo logremos, probablemente mucho de lo que deseemos llevar a cabo, servira de poco. Despues de todo, parece que las palabras "amaras a tu projimo como a ti mismo" siguen teniendo vigencia en nuestros dias, y debidamente aplicadas nos haran tener en verdad el cambio trascendental que, no solo Mexico, sino que el mundo entero necesita. Gracias por esta nota, a seguir bien informandonos.

    ReplyDelete