2012/09/07

Funcionarios con experiencia local y varios desconocidos, el equipo para la transiciónl

El equipo de transición de Enrique Peña Nieto está integrado en su mayoría por personajes con experiencia de gobierno a nivel local, en algunos casos con formación específica al trabajo que les fue conferido y en otros con limitada relación en el área que les compete y poco conocidos en el ámbito público.

Se trata de un equipo que incluye personajes que desde el gobierno del estado de México trabajaron con Peña Nieto, y otros que después se involucraron en su campaña presidencial. Entre los más conocidos están Luis Videgaray, Alfonso Navarrete Prida, Miguel Ángel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu y Humberto Castillejos; también hay hijos de connotados priístas, como Emilio Lozoya Austin, Enrique de la Madrid Cordero, Alejandro Murat, Andrés Massieu, este último hijo del secretario particular del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, con el mismo nombre.

En la coordinación de salud está Rodrigo Reina Liceaga, contador público y licenciado en administración de empresas; su formación académica en la materia es un diplomado en administración clínico-hospitalaria. En el PRI comenzó como miembro del sector popular y fue diputado.

La coordinación para el campo fue encomendada a Enrique de la Madrid Cordero, hijo del ex presidente Miguel de la Madrid; tiene una maestría de la Universidad Harvard y su cargo público más reciente fue en 2006, como director de Financiera Rural.


Víctor Manuel Galicia, de la Confederación Nacional Campesina, dijo que esperan de él una propuesta crediticia en beneficio de los productores, mientras José Jacobo Femat, de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, consideró que dará el tiro de gracia a la pequeña agricultura, comunidades y ejidos.

Un economista y ex diputado del PVEM, Juan José Guerra Abud, estuvo al frente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones y preside el patronato de la Orquesta Sinfónica del estado de México. Estará a cargo de la coordinación de medio ambiente.

Con mayor experiencia en el sector agua, al que fue asignado, David Korenfeld –con doctorado en administración pública– es coautor de diversos libros relativos a ese tema. Durante el gobierno de Peña Nieto en el estado de México, fue secretario de Agua y Obra Pública. Actualmente preside el Consejo Consultivo de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento. Ayer sostuvo un encuentro con el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira.

Por lo que hace a Rafael Pacchiano, a cargo de la coordinación del programa de jóvenes, fue diputado del PVEM y es esposo de Alejandra Lagunes, ex funcionaria de Televisa y ahora coordinadora para gobierno digital del equipo de Peña Nieto. El ex legislador pertenece a la asociación Ciudad Vicentina, cuya plataforma filosófica consiste en apoyar los principios básicos para la convivencia y el desarrollo humano: responsabilidad, dignidad, respeto y fe que conducen al desarrollo moderno del país. También milita en la Orden de San Lázaro. Sus miembros incluyen caballeros y damas, religiosos y laicos, comprometidos con la práctica de las virtudes cristianas y de caridad.

Humberto Castillejos, responsable jurídico del equipo de transición, fue jefe de asesores de los ex procuradores Rafael Macedo de la Concha y Eduardo Medina Mora, y conductor en Canal 40. Es hijo del abogado penalista Marcos Castillejos Escobar, asesinado en 2008 frente a la cochera de su despacho en la ciudad de México.

Alma Carolina Viggiano, encargada de vinculación con organizaciones de la sociedad civil, es esposa del gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, ha sido diputada local y federal, con trabajo partidario en Hidalgo. Fue coordinadora de campaña del ex mandatario en ese estado, Miguel Ángel Osorio, y tuvo cargos en el comité directivo estatal del PRI.

La más cuestionada por su nombramiento como vicecoordinadora de política social, Rosario Robles, reapareció ocho años después de su salida del PRD, al cual renunció tras los videoescándalos que involucraron a varios perredistas y al empresario Carlos Ahumada, en actos de corrupción. Robles dejó al sol azteca fuertemente endeudado tras solicitar un crédito por 50 millones de pesos para comprar un edificio en la glorieta Insurgentes, inmueble que nunca fue habilitado. Su relación con Carlos Ahumada trascendió el ámbito privado. En su libro Derecho de réplica, el empresario narró diversas entrevistas que él y Robles sostuvieron con el ex presidente Carlos Salinas.

Sobre el equipo de transición, el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, dijo que se trata de un equipo mediocre por la diversidad misma de su composición, y no creemos que pudieran hacerse cargo de actividades importantes para el país. No son precisamente talentos que pudieran imprimirnos tranquilidad y confianza. De Rosario Robles, sostuvo que ella muestra su absoluta incongruencia con su origen político.

No comments:

Post a Comment