2012/09/11

La fauna PRIásica en el equipo de "tranzación" del "Copetón"




Comentario de neo.xkyzero: Pero que "equipazo" se rifó EPN, surtido de nuevos y viejos dinosaurios. 

Por: Jenaro Villamil
En: Proceso

El equipo de transición de Enrique Peña Nieto resultó una colección variopinta de personeros de anteriores gobiernos mexiquenses e hijos de figuras públicas en desuso. Quedó muy poco espacio para los representantes de las otras corrientes que apoyaron su candidatura. Lo que queda claro es que una de las figuras importantes del futuro gobierno priista, desde la sombra, será Pedro Aspe, el secretario de Hacienda de Salinas de Gortari.



MÉXICO, D.F. (Proceso).- La intención de combinar operadores políticos de bajo perfil nacional y representantes de la joven tecnocracia se concretó esta semana con el anuncio del “equipo de transición” de Enrique Peña Nieto: 46 funcionarios, la tercera parte de ellos provenientes de la burocracia mexiquense, así como una decena de júniors y tecnócratas del sexenio de Carlos Salinas bajo la tutoría de Pedro Aspe, el exsecretario de Hacienda salinista que se convierte en uno de los poderes tras bambalinas más importantes del peñismo.

Sólo una minoría de los nombrados responde a alianzas con otros grupos priistas –especialmente los de Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes y Pedro Joaquín Coldwell– y ninguno de los 46 viene de la sociedad civil o de sectores empresariales o intelectuales aliados a Peña Nieto.

El futuro presidente del retorno priista no designó a ningún coordinador para las áreas de cultura y telecomunicaciones. Sólo dos posiciones parecen tener el sello de Televisa: Alejandra Lagunes, coordinadora de Gobierno Digital, y su esposo Rafael Pachiano, legislador “Juanito” del Partido Verde.

El segundo grupo de operadores políticos más importante proviene de Hidalgo, entidad que mantiene una vieja alianza con los mexiquenses desde la época de Carlos Hank González y la dinastía de los Rojo Lugo.
Por esta razón los dos coordinadores generales de este equipo son Luis Videgaray, responsable de la Transición Gubernamental, con tres vicecoordinadores y 23 coordinadores bajo su mando; y Miguel Ángel Osorio Chong, exgobernador de Hidalgo, coordinador general de Política y Seguridad, con dos vicecoordinadores y 12 coordinadores.

Además Peña Nieto nombró a cuatro coordinadores de su equipo personal: Erwin Lino Zárate, secretario particular; Francisco Guzmán Ortiz, coordinador de asesores; David López Gutiérrez –herencia del gobierno de Alfredo del Mazo González–, coordinador de Comunicación Social, y Andrés Massieu Fernández, coordinador de Identidad Institucional, hijo del exsecretario privado de Carlos Salinas de Gortari.

Conocedores de los entretelones de la política mexiquense comentaron a Proceso que Peña Nieto parece concretar con este primer equipo la vieja ambición de Carlos Hank González, el hombre fuerte del Grupo Atlacomulco durante décadas: combinar a operadores con tecnócratas, todos enlazados por los grandes negocios de infraestructura, transporte y servicios en el Estado de México.

De los 15 funcionarios provenientes del Estado de México la mayoría trabajó en los gobiernos de los dos “tíos incómodos” de Peña Nieto: Arturo Montiel y Alfredo del Mazo González. Ambos aspiraron a ser presidentes y los dos se quedaron a la mitad del camino.

Para otros observadores llamó la atención que en este primer equipo quedaran marginados otros exgobernadores mexiquenses, como Emilio Chuayffet y César Camacho, este último operador en la campaña presidencial desde la Fundación Colosio del PRI, mientras que otros personajes del “primer círculo” peñista quedaron en espera de su “premio”: Ricardo Aguilar, Luis Vega, Héctor Velasco y Benito Neme Sastre, a quien se atribuye el desastre electoral priista en Tabasco.

Escasas fueron las “sorpresas” de estos nombramientos. Los más mencionados fueron los casos de la experredista y exjefa de Gobierno capitalino, Rosario Robles, aliada de Peña Nieto desde 2005; Roberto Campa, excandidato presidencial del Panal en 2006 y vinculado con Elba Esther Gordillo; y María de los Ángeles Fromow, titular de la Fepade hasta 2007.

Dato singular: Robles y Fromow estuvieron vinculadas con el empresario de origen argentino Carlos Ahumada, considerado el “gran corruptor” dentro del PRD y artífice de los videoescándalos de marzo de 2004 contra los colaboradores de Andrés Manuel López Obrador. La primera, como su pareja sentimental. La segunda, como socia en el tema de los videoescándalos, según el libro Derecho de réplica del propio Ahumada.

La mayoría de los 46 coordinadores del equipo de transición no se enteró de su responsabilidad exacta hasta las 22:00 horas del lunes 3, poco antes de la conferencia de prensa que ofreció Peña Nieto, el martes 4, en un hotel capitalino. Otros esperaban que sus nombres se “guardaran” para una secretaría de Estado y no para un equipo que durará sólo tres meses y cuya función principal será “hacer un diagnóstico y no una auditoría” de las distintas áreas del gobierno saliente, tal como precisó Jorge Carlos Ramírez Marín, vicecoordinador de Seguridad y Justicia.

El mismo día del anuncio Peña Nieto le bajó el perfil a su primer equipo como presidente electo. Aclaró que los 46 nombres enunciados no perfilarán a su futuro gabinete y que “en los próximos días seguiremos designando mujeres y hombres para cumplir distintas tareas”.

Peña Nieto afirmó sin que nadie le preguntara: “Quiero puntualizar que éste es el equipo de transición, que no puede entenderse y menos suponerse que estas designaciones hoy hechas públicas tengan que ver con la designación que en su momento habré de hacer de quienes serán responsables de las distintas áreas de la administración pública del gobierno de la República. Eso habrá de ocurrir a su debido tiempo”.

Después de los nombramientos Peña Nieto sólo presumió públicamente a Robles, quien lo acompañó a una gira por Durango. Al lado del gobernador priista Jorge Caldera, Peña mandó un mensaje críptico, más orientado hacia su propio entorno: “No es momento para dar mayor espacio a las diferencias sino para privilegiar las coincidencias, para que en los distintos ámbitos, público y privado, trabajemos en favor de lo que México necesita”.

Miranda Nava, los trabajos sucios

Fiel a su camarilla y congruente con la red de intereses formada desde el gobierno de su antecesor, Peña Nieto no hizo alianza más que con el mismo equipo que surgió de los gobiernos de sus tíos (Montiel y Del Mazo) y que lo llevaron a la gubernatura y a la Presidencia.

Después de Luis Videgaray el personaje más cercano e influyente en Peña Nieto es su amigo y compadre Luis Enrique Miranda Nava, famoso en el Estado de México por ser el “gobernador de facto” desde la Secretaría General de Gobierno y responsable de los “trabajos sucios” de operación política, espionaje y hasta compra-venta de opositores.

Miranda Nava fue designado vicecoordinador político y quedó bajo el mando directo de Osorio Chong. Durante la campaña presidencial los auténticos “amarres” y negociaciones para las candidaturas, las alianzas y los fondos provenientes de las entidades priistas estuvieron bajo la responsabilidad de este funcionario, quien formó parte de los golden boys de Montiel.

Toluqueño, hijo de Luis Miranda Cardoso –magistrado y expresidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México–, Miranda Nava inició el ascenso de la mano de Peña Nieto en el gobierno de Arturo Montiel (1999-2005).

Gracias a la relación de su padre con Montiel, éste designó a Luis Enrique Miranda coordinador de Asuntos Jurídicos; en 2000 ascendió a subsecretario de Asuntos Jurídicos y desde esa posición fue responsable de la estrategia penal contra los comuneros de San Salvador Atenco. Los integrantes del movimiento lo señalan como responsable de ofrecerles a los ejidatarios de la zona 10 pesos por cada metro cuadrado para el proyecto de construcción del aeropuerto alterno a la Ciudad de México.

En el proceso de sucesión de Montiel, Miranda Nava se alió a la entonces esposa del mandatario, la francesa Maude Versini, para cerrarle el paso a Isidro Pastor, exdirigente estatal priista, y facilitarle el camino a Peña Nieto, secretario de Administración y coordinador de la bancada del PRI en el Congreso local.
En el gobierno peñista Miranda Nava fue responsable de toda la operación política, policiaca y de espionaje desde la Secretaría General de Gobierno. Su firma apareció estampada en el famoso “pacto” con el secretario de Gobernación calderonista, Fernando Gómez Mont, para evitar las alianzas entre el PRD y el PAN en las elecciones de 2011.

Otro episodio que retrata la forma de operación de Miranda Nava fue el caso de la niña Paulette Gebara, cuya desaparición y muerte a finales de marzo de 2010 generó la peor crisis de credibilidad del gobierno peñista. 80% de encuestados por la empresa Ipsos Public Affaire calificó “mal” y “muy mal” la actuación de las autoridades mexiquenses en ese episodio (Proceso 1752).

El entonces dirigente estatal del PRD, Luis Sánchez, señaló en entrevista con Proceso a Miranda Nava como el responsable del viraje de 180 grados en la investigación del caso, después de que el entonces procurador mexiquense Alberto Bazbaz Sacal declarara el 31 de marzo en conferencia de prensa que no había duda de que el caso de Paulette era “un homicidio” y apuntó a la presunta responsabilidad de los padres, vinculados con la red de negocios y alianzas peñistas. “Ni modo que se la hubiera llevado Harry Potter”, dijo Bazbaz.

Un fin de semana le bastó a Miranda Nava para modificar el dictamen, cambiar a Bazbaz por Alfredo del Castillo y reorientar el caso. Construyó la hipótesis de la muerte accidental de la niña, llamó a líderes de los partidos opositores para convencerlos de que la menor murió accidentalmente, sin que nadie se diera cuenta de que su cuerpo permaneció casi 10 días en su habitación.

“Miranda Nava nos trató de convencer, de manera muy amable, a través de un extenso video de la procuraduría, donde se ve cómo los peritos encontraron el cadáver de la niña en avanzado estado de descomposición”, recordó Sánchez.

“El problema con Bazbaz es que le gusta salir mucho en los medios y cometió muchos errores”, les dijo Miranda Nava.

Después de ese episodio Bazbaz renunció y fue sustituido por Alfredo del Castillo, quien también se integró al equipo de transición de Peña Nieto como coordinador de Justicia.

Operadores de grandes negocios

Los otros funcionarios provenientes del Estado de México han estado vinculados con los grandes negocios inmobiliarios, de transporte, de infraestructura y de agua que se generaron en las administraciones de Montiel y Peña Nieto.

Alejandro Nieto Enríquez, nombrado secretario técnico de la Coordinación General para la Transición Gubernamental, es un funcionario con más de 30 años de experiencia en el servicio público estatal y federal. Fue secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas en los gobiernos de César Camacho y de Arturo Montiel. Como tal fue responsable del cambio del uso de suelo de muchos proyectos inmobiliarios donde estaban los intereses de fuertes grupos de constructores aliados a Montiel.

En 2009 Nieto Enríquez (sin parentesco con Peña) fue nombrado subsecretario de Información y Desarrollo Político, a las órdenes de Miranda Nava. Fue el artífice de la operación de recuperación electoral priista en la entidad en los comicios municipales y federales de ese año.

El cable 09México2778, filtrado por Wikileaks, menciona a Nieto Enríquez como anfitrión de una delegación de observadores políticos de la embajada de Estados Unidos. A ellos les confió la estrategia para elevar a Peña Nieto en las encuestas.

Fue compañero de bancada en la LV Legislatura de José Antonio González Fernández, uno de los principales tutores y amigos de Peña Nieto, y del exgobernador de Tamaulipas Manuel Cavazos Lerma.
La oficial mayor del equipo de transición peñista es Marcela Velasco González, exsecretaria de Desarrollo Urbano mexiquense y exsubsecretaria de Administración de Finanzas del Estado de México. Grupos de colonos la han acusado de peculado y corrupción al autorizar conjuntos urbanos en la entidad más poblada del país.

Gerardo Ruiz Esparza, funcionario que viene de la época de Alfredo del Mazo González, fue secretario de Comunicaciones del Estado de México, coordinador de giras en el sexenio de Carlos Salinas y fue nombrado coordinador de Infraestructura en el equipo peñista. Se le señala como futuro titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que cambiaría su nombre a Secretaría de Infraestructura.
Durante la campaña presidencial Ruiz Esparza fue coordinador de compromisos en campaña. Su nombre apareció como responsable de un documento titulado Anteproyecto de compromisos de Enrique Peña Nieto con las mujeres. El plan proponía entre otras cosas la producción de telenovelas para promover “valores” y “discurso de género”, según publicó Reforma el 3 de marzo. El equipo peñista negó la autoría de esos documentos.

Otro personaje que proviene del montielismo es Juan José Guerra Abud, designado coordinador de Medio Ambiente por Peña. Guerra es un conocido promotor industrial en el Estado de México, especialista también en recaudación de fondos privados. Fue el primer jefe de Peña Nieto como secretario de Desarrollo Económico en el gobierno de Emilio Chuayffet, cuando sustituyó a Arturo Montiel en esa dependencia. Montiel lo convirtió en uno de los principales vínculos con la industria automotriz.
David Korenfeld Federman, alcalde de Huixquilucan durante el montielismo (2003-2006) es el interlocutor de los negocios de la comunidad judía mexiquense con Peña Nieto. Fue secretario de Obra Pública en el Estado de México y coordinó el área de Evaluación y Seguimiento durante la campaña presidencial. Peña lo nombró coordinador de Agua, identificada como una de las áreas de mayores inversiones privadas en el futuro gobierno.

Enrique Jacob Rocha es otro viejo operador político mexiquense que trabajó para Arturo Montiel y para Peña Nieto. Fue director jurídico, subsecretario de Asuntos Jurídicos y secretario de Administración y Finanzas en el gobierno de Montiel, y con Peña Nieto fue subsecretario y secretario de Gobierno. La oposición de Naucalpan lo señala como responsable de uno de los mayores desfalcos durante su gestión como alcalde de este municipio conurbado (1994-1996). Fue nombrado coordinador del Programa Emprendedores en el equipo de transición.

Luis Felipe Puente, designado coordinador de Protección Civil, es otro personaje del entorno mexiquense vinculado con Alfredo del Mazo González. Fue alcalde de Atizapán y ha hecho grandes negocios en materia de turismo y en el sector hotelero. Citando a agentes federales de Estados Unidos, en junio de este año se vinculó a Puente con Pablo Zárate Juárez, presunto prestanombres del exgobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington, acusado de lavado de dinero.

Júniors y amigos

En el equipo de transición destacan también los amigos y júniors cercanos a Peña Nieto recién incorporados a las tareas de primer orden, como Emilio Lozoya Austin, vicecoordinador de Asuntos Internacionales; Alejandro Murat Hinojosa, coordinador de Vivienda; Ernesto de Lucas Hopkins, coordinador de Deporte; Enrique de la Madrid Cordero, coordinador para el Campo; Ildefonso Guajardo Villarreal, vicecoordinador de Política Económica, y Claudia Ruiz Massieu Salinas, coordinadora de Derechos Humanos y Transparencia.

Lozoya Austin es hijo de Emilio Lozoya Thalman, integrante del primer “grupo compacto” que formó Carlos Salinas de Gortari en su juventud con Manuel Camacho Solís. Lozoya Thalman fue director del ISSSTE y titular de Energía. Lozoya Austin hizo una brillante carrera académica en Harvard, con maestría en desarrollo económico. Es miembro del Consejo de Administración en México de la constructora española OHL, beneficiada con los más importantes contratos de construcción de obra pública en el gobierno de Peña.
Enrique de la Madrid Cordero, hijo del expresidente al que le decretaron demencia senil, tiene más conocimientos en finanzas internacionales, infraestructura y mercado laboral que en asuntos del campo. Fue director de Relaciones Institucionales y Comunicación de HSBC para México y América Latina y director general de Financiera Rural. Su amistad con Joaquín Coldwell, dirigente nacional del PRI, lo acercó a Peña Nieto durante la campaña. En un evento de la Fundación Colosio planteó una serie de soluciones para el campo. Fue apoyado por empresarios agropecuarios de Jalisco para ser responsable de esta área en el gobierno de transición.

Alejandro Murat Hinojosa, hijo del polémico exgobernador oaxaqueño José Murat, mantiene una estrecha amistad con Peña Nieto. Fue director general del Sistema de Radio y Televisión Mexiquense y uno de los notarios que acreditaron los “compromisos cumplidos” en la administración 2005-2011. Claudia Ruiz Massieu Salinas es la “sobrina consentida” del expresidente Carlos Salinas e hija de José Francisco Ruiz Massieu, el secretario general priista asesinado en 1994. Se incorporó al equipo de transición como responsable de Derechos Humanos y Transparencia. Fue diputada federal en la LXI Legislatura y se le señala como un claro vínculo con su tío.

Ildefonso Guajardo, exjefe de la Oficina de Negociaciones del Tratado de Libre Comercio, vinculado con Herminio Blanco, exdiputado federal en las legislaturas LVIII y LXII y expresidente de la Fundación Colosio de Nuevo León, se convirtió en menos de un lustro en uno de los principales vínculos de Peña Nieto con el Consejo Coordinador Empresarial. Fue designado vicecoordinador de Política Económica y se le menciona como futuro titular de Economía.

La mano de Aspe

Una de las influencias más claras que se reflejan en la integración del equipo de Peña Nieto es la de Pedro Aspe, exsecretario de Hacienda y creador de la consultora Protego, ahora Evercore Partner.

Aspe es tutor, socio y amigo de Luis Videgaray, el personaje más poderoso en el entorno cercano de Peña Nieto, y de Aurelio Nuño, el más joven de los funcionarios del primer círculo peñista. Nuño mantiene una relación sentimental con Sofía Aspe Bernal, hija del exsecretario de Hacienda.

La influencia de Aspe en el entorno mexiquense data de su vieja alianza y relación con Carlos Hank González. En la sucesión de 1994 Hank apoyó a Aspe para que fuera el candidato presidencial.
En 2004 Luis Videgaray, uno de sus alumnos y socios más aventajados, llegó al Estado de México con la encomienda de restructurar la deuda del gobierno con bancos privados y banca de desarrollo. Montiel hizo a Videgaray secretario de Finanzas y Peña Nieto lo ratificó en ese cargo.

En menos de siete años Videgaray tuvo una carrera meteórica. Se convirtió en el cerebro financiero y luego el cerebro operativo de Peña Nieto. Fue diputado federal, presidente de la Comisión de Presupuesto en la pasada Legislatura, aspiró a ser el candidato a gobernador del Estado de México, coordinó la campaña de Eruviel Ávila y luego la de Peña Nieto.

El modelo de la asesoría de Aspe-Protego-Videgaray se ha replicado a otras entidades donde se ha desatado una “bomba de tiempo”, que son las deudas de los gobiernos, especialmente en Nuevo León, Yucatán, Quintana Roo, Veracruz, Coahuila y el Estado de México.

Las dos reformas más ambiciosas del próximo gobierno de Peña Nieto –la fiscal y la energética– tienen el sello de Aspe. De hecho así está planteado en el libro México, la gran esperanza, que redactó y coordinó Aurelio Nuño, actual coordinador de Educación en el equipo de transición peñista.

Contenido originalmente publicado en: http://www.proceso.com.mx/?p=319407

2 comments:

  1. jaja difiero que sea una fauna, mas bien es una bola de tiranosaurios rey que se comen los unos a los otros.

    ReplyDelete
  2. Yo estoy haciendo el PRIKIPEDIA, se los comparto, y por favor corríganme si me equivoco.
    https://fbcdn-sphotos-e-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc6/262824_10152096741325230_1739920221_n.jpg

    ReplyDelete