2012/09/06

Unas palabras para Enrique Peña Nieto

Estimado Enrique Peña Nieto, te llamo así por el respeto obligado que nos debemos los mexicanos unos a otros, aún y cuando no has dado muestra de serlo. Te diría ciudadano, pero la forma en que pisoteaste a la sociedad del Estado de México hace 6 años y la manera en que lo volviste a hacer en estas elecciones me lo impiden. Si no te puedo llamar ciudadano, mucho menos puedo reconocerte como presidente, ya que quien aspire a este cargo debe ser por requisito ciudadano mexicano y, en este caso, tú no cumples, al igual que tus promesas que dejaste a medias cuando fuiste gobernador.  Serás mexicano por nacimiento, pero por dentro no hay manera de describirte. 
 
Engañar al pueblo de esta manera, robarle, reprimirlo y forzar su voluntad hacen que hasta un monstruo se vea bien a tu lado. Podrás ponerte una máscara y salir a la televisión como el héroe, como el salvador de un México que se halla por los suelos, pero debo decirte que para tu desgracia nadie te lo creerá. Podrás fingir que todos te aman y multiplicar a unos cientos hasta hacerlos ver como si fuesen millones quienes te alaban. Sin embargo, se te olvida que nosotros no olvidamos. Parece que eres incapaz de percibir que ya no nos puedes manipular como hace unos años.
 
Debo decirte que eres un mentiroso y, en general, una de las personas más incongruentes que ha existido. Empezando por decir que la Biblia es tu fuente de inspiración. Si esto es cierto, permíteme preguntarte ¿dónde está tu honestidad? ¿dónde está tu honradez? ¿dónde quedó el amor por el prójimo? Da la impresión de que actuaras con el deseo de ejemplificar cómo es que no se hacen las cosas. Mientes al pueblo al alegar que cumples tus compromisos, cuando es muy visible que los dejaste a medias. Te robas el dinero de la gente, dejas estados endeudados para favorecerte. No te importa pasarle por encima a las personas. Pretendes aprobar reformas que dejarán a la gente en la calle, mientras tú podrás sentarte tranquilamente en Los Pinos a despilfarrar el dinero de aquéllos que se mueren de hambre y se parten el alma por darle unas migajas de pan a sus seres queridos, algo que por lo visto nunca comprenderás.
 
No entiendo como pretendes asumir el poder cuando no cuentas con la aprobación de nadie. Desconozco cuál sea tu mentalidad. Si tan convencido estás de que te elegimos, ¿por qué no sales a la calle a recibir los calurosos aplausos y felicitaciones de quienes, según tú, votaron por ti? A que no te animas, ¿verdad? Evidentemente no. Sabes que estás en donde estás porque moviste influencias, compraste votos, forzaste a otros muchos y aún así el IFE debió inflarte un 40% más.
 
Yo no sé cómo le vas a hacer para soportar a un pueblo que no sólo no te quiere, sino que te odia. No sé si pretendas vivir en tu mundo de fantasía con tus lamebotas diciéndote que todo está bien y que México se ha vuelto un lugar próspero gracias a tus increíbles habilidades como gobernante, o si en realidad crees que puedes silenciarnos a todos, uno por uno. Por tu propio bien, deberías hacerte a un lado y dejar lo que no te pertenece, al menos mientras puedas. Si decides esperar, entonces atente a las consecuencias. Entre más tiempo dejes pasar, más harás enojar a la gente. Aún puedes arrepentirte, tal como la Biblia lo dice.
 
Si crees que te vas a salir con la tuya y te vas a apropiar de una presidencia que no te pertenece, te advierto que te vas a encontrar a una nación sin pueblo al cual gobernar. No te extrañe que nos neguemos a cooperar con tu causa, ya que nosotros sí tenemos principios. Quisiste engañar a todo un país y no te salió, así que prepárate, porque no pareces dimensionar el problema en el que te metiste. Decidiste tomar el camino fácil y pretendiste llegar a ser el jefe de la nación a base de sobornos, estafas y represiones, en vez de hacerlo por la buena, mediante una gestión ejemplar como gobernante y como candidato. Pero claro, al ser incompetente, se te hizo más sencillo usar los billetes que la cabeza.
 
Mi estimado Enrique Peña Nieto, sólo me queda decirte que aproveches que aún estás a tiempo. Todavía tienes la posibilidad de retirarte y enmendar parcialmente las atrocidades que le has infligido al país. De todo corazón te lo digo, nunca es tarde para rectificar, pero si decides hacer caso omiso a estas palabras, aguántate, porque esto no es en vano. Si tienes la intención de hacer oídos sordos y callar a quienes estamos en tu contra, prepárate, porque no te tenemos miedo, y si uno de nosotros cae, estamos muchos más para sostenernos.
 
 Juan Carlos Fernández Caballero

3 comments:

  1. Este post esta bueno para que todos le digamos a Peña Nieto lo que verdaderamente piensen de el, tan solo para dirigirle unas palabras.

    Ojala esto llegue a todos.

    Pero, si, primeramente como es que los Mexicanos permitimos que nos mancillen de esta forma? de que insulten nuestra inteligencia, moral, respeto dignidad de forma tan vil?
    Porque permitimos que un partido (PAN) pueda negociar la presidencia o la decision de un pueblo?
    Seremos los mexicanos tan tontos para aceptarlo?
    Lo peor aun, es que uno mas tonot, mas inutil, mas rata y corrupto es el que nos esta haciendo todo esto.
    Porque los medios lo protegen y defienden tanto y todos los demas cuando fue culpable del asesinato de su propia esposa? Cuando dejo a un Estado de Mexico mas deplorable y corrupto que cualquier otro gobernador???
    Cuando este individuo esta dejando y dejo a Mexico a una burla pero a nivel internacional?


    Hubiera querio dirigirle unas palabras a Peña Nieto, pero veo a ese individuo como un ser insensible, cegado por la fama y el poder; que busca lucir su mejor pose aunque haga la mas grande estupidez de su vida, y que ya lo ha hecho.
    Le pide a AMLO que lo reconozca como presidente, habrase visto semejante soberbia?? Este hombre esta totalmente enfermo, ya veran... ya veran.


    ReplyDelete
  2. LA CARTA ESTA MUY BIEN, YO LE QUITARÍA LO DE "QUERIDO". A ESTE SUJETO NO LO QUIERE NI SU MADRE

    ReplyDelete
  3. LA CARTA ESTA MUY BIEN, YO LE QUITARÍA LO DE "QUERIDO". A ESTE SUJETO NO LO QUIERE NI SU MADRE

    ReplyDelete