2013/04/09

Censura, violencia y periodismo

Censura, violencia y periodismo

           
Feb 10, 2013 Escrito por  #RevistaHastag                                                             
                 
  • https://www.facebook.com/hashtagrevista  

 
 
 
 

 
En el último reporte sobre la situación de la prensa nacional, la World Association of Newspapers and New Publishers (WAN-IFRA) concluyó que, desde 2006, México ha vivido un incremento de violencia “sin precedentes” hacia los medios de comunicación.[1] Además, organizaciones como Artículo 19 han documentado ampliamente el aumento de agresiones a periodistas y lo difícil que resulta ejercer esta profesión en un ambiente propicio para la libertad de expresión dentro del país[2].     
El estudio realizado por WAN-IFRA subraya que la respuesta de las autoridades ha sido ineficaz e insuficiente. En dicho reporte se denuncia la responsabilidad del Estado en esta escalada de violencia, tanto por el incumplimiento de sus funciones, como por acciones directas de agresión e intimidación hacia periodistas. A ello se añaden casos como la resolución, apresurada y poco convincente, del asesinato de la periodista Regina Martínez justo un día después de la publicación del reportaje “Seis meses de impunidad” en el semanario Proceso[3]; al igual que el dictamen de la CNDH denunciando el uso de publicidad oficial como sistema de recompensas y castigos a los medios de comunicación según su afinidad hacia el gobierno en turno.[4] Sin duda, este tipo de hechos vulneran la credibilidad de la sociedad hacia sus instituciones y obstaculizan la creación de un entorno que permita el adecuado desarrollo de los procesos informativos. La omisión de estos acontecimientos por parte de los grandes medios de comunicación muestra que su agenda responde a otro tipo de intereses, los cuales, en la mayoría de las ocasiones, están supeditados a factores comerciales y no a las necesidades de la ciudadanía.
A este panorama de incertidumbre se debe agregar uno de los peores lastres para la vida democrática del país: la grosera concentración de medios de comunicación en pocas manos. Tal y como lo muestra el informe “La libertad de expresión en México”[5]publicado por la Misión de Relatorías de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2011, la existencia de un duopolio televisivo y la hiperconcentración de frecuencias en radio pone en riesgo la vida democrática de la nación. Por su parte, en la Declaración de principios sobre la libertad de expresión la CIDH establece que ningún Estado que intente resguardar la libertad de expresión, garantizar el derecho a la información y fomentar la participación consciente de la sociedad puede cumplir estos objetivos con un modelo de medios de comunicación como el que actualmente opera en México.[6]El poder que, al amparo de la ley, monopolios como Televisa han adquirido en los últimos años hace temblar los principios elementales de un sistema democrático, limita la calidad de los contenidos televisivos e incrementa los precios de los artículos que se ofrecen en pantalla.
La indiferencia de las autoridades ante la violencia que sufren las y los periodistas, y la implantación de múltiples mecanismos de censura dirigidos a las voces críticas, comprueban el desprecio del Estado hacia aquellos que ejercen un periodismo comprometido con la sociedad. Ese desprecio contrasta con el trato preferencial que los grandes medios nacionales reciben y con la ostensible impunidad con la que operan. El ejemplo más claro es la permisividad de las autoridades frente a la clara violación al artículo 20 constitucional por parte de medios como La Razón[7] o La Prensa, quienes después de lo ocurrido el primero de diciembre se erigieron como tribunales mediáticos culpabilizando, sin pruebas y antes de todo dictamen legal, a los consignados de ese día.

 
La descomposición de la República se manifiesta ante nuestros ojos en un entorno pigmentado de sangre, censura e intimidación. Con dolor, se observa que en México el periodista ha quedado en desamparo ante el peligro. Doblemente asesinado: primero por la bala proveniente del delito y luego por aquella que se dispara desde las armas de la indiferencia y el silencio. Igual de lamentable resulta la impunidad con que opera el duopolio televisivo, así como su cinismo y su claro espíritu antidemocrático. Su connivencia con el poder ha llegado a tal punto que, a través de sus personeros en la llamada “telebancada”, dicho duopolio define el rumbo de la legislación en materia de telecomunicaciones, impidiendo con ello el desarrollo de una reglamentación acorde con las necesidades de una sociedad moderna.
Este escenario parece absolutamente desolador, sin embargo aún existen voces libres y críticas incapaces de aceptar que este diagnóstico deba traducirse en inactividad y pesimismo. #RevistaHashtag es un ejemplo de ello, su aparición muestra que los jóvenes pueden unirse para realizar un periodismo de calidad sin estar supeditados a ningún interés corporativo. #RevistaHashtag es un llamado a la participación, una invitación a los ciudadanos para que comiencen a crear sus propios medios de información con el fin de contrarrestar, de una vez por todas, la censura proveniente de la violencia y la concentración mediática. La unión de las voces críticas es indispensable en esta nación, su grito inteligente debe expandirse y confrontar a los poderes corruptores, debe abrirse puertas e instalarse en todos los rincones del país.
Ante el panorama que actualmente vivimos vale la pena recordar las palabras de Miguel Ángel Granados Chapa: “No nos deslicemos a la desgracia, menos aún caigamos de súbito en su abismo, cada quien desde su sitio, sin perder sus convicciones, pero sin convertirlas en dogma que impidan el diálogo, impidamos que la sociedad se disuelva. No es un desenlace inexorable, podemos frenarla, hagámoslo, y con la misma fuerza reconstruyamos la casa que nos albergue a todos o erijámosla si es que nunca la hemos tenido”.
 
 
LEER NOTA COMPLETA EN:
 
 
@ENMA5CARADO         https://twitter.com/ENMA5CARADO
 

No comments:

Post a Comment